EPERIT

LA PRUEBA PRECONSTITUIDA

Prueba preconstituida

En los juicios, las pruebas que se presentan para demostrar ciertos hechos, son presentadas durante el juicio oral. ¿Siempre es así? No, la prueba preconstituida se realiza en la fase de investigación, teóricamente al principio de la fase. ¿En qué casos se aplica? ¿Por qué? Te lo contamos a continuación. 

Prueba preconstituida ¿Qué es?

Como ya se ha dicho, esta prueba se realiza en la fase de investigación y se presenta en el juicio oral. La prueba preconstituida tiene el mismo valor como prueba que cualquier otra mientras que se realice según todos los requisitos.  

También está la prueba anticipada, lo cual no es lo mismo. La prueba anticipada sí que podría ocurrir en el juicio pero por alguna circunstancia especial se adelanta y luego se presenta en el juicio oral. Sin embargo, la prueba preconstituida se fundamenta en que necesariamente ocurre con antelación, y cuanto antes posible. 

Esto fue incluido en la Ley de Enjuiciamiento Criminal por la Ley de Protección a la Infancia y Adolescencia frente a la Violencia. (LOPIIAV)

Se aplica a personas, bien testigos o víctimas que sean menores de 14 años o que tengan discapacidad y requieran una protección y atención especial. Además, no ocurre en todos los delitos, ocurre en: delitos de homicidios, lesiones, contra la integridad moral, contra la libertad, contra la intimidad, contra la libertad sexual, trata de seres humanos, contra las relaciones familiares, relativos al ejercicio de derechos fundamentales y libertades públicas, de organizaciones y grupos criminales y de terrorismo. Pueden ser delitos leves. 

Si no son esos delitos, la declaración será de forma que siga la regla general. 

¿Cuáles son los requisitos de la prueba preconstituida?

Cuando se vaya a realizar la prueba preconstituida y por lo tanto coger la declaración del testigo/víctima, tiene que ocurrir de cierta forma. 

En primer lugar, el investigado/a será citado para que esté en el momento de la declaración. Sin embargo, si no va, la prueba puede continuar. Se supone que en el caso de que el investigado acuda, se hará lo necesario para que no se encuentre con el testigo o víctima

La prueba tiene que darse en presencia del abogado del investigado. Si no acude, se sustituirá por un abogado de oficio. 

Y por último, es necesario que la declaración sea grabada. Cuando la prueba finalice, las personas que hayan intervenido deben firmar en un acta. 

¿Por qué se aplica?

La prueba preconstituida tiene dos grandes objetivos: preservar el testimonio de forma que no se contamine y deteriore tras el paso del tiempo y todo lo que ello conlleva y el segundo, evitar la victimización secundaria. (Rey Anastasi, 2017). 

Es decir, uno de los objetivos es evitar que a la víctima se le genere más daño y sufrimiento con la repetición de la declaración de los acontecimientos y de la exposición al sistema judicial. 

Ya desde el derecho internacional y europeo se habló durante los años 80 en las Naciones Unidas de la vulnerabilidad de los menores y personas con discapacidad, lo que planteaba la necesidad de medidas especiales para estos colectivos en el sistema judicial.  (García Rodríguez, 2022, pp. 9-12) 

Por lo que, para garantizar los dos objetivos mencionados, la prueba preconstituida debe realizarse teniendo en consideración ciertos aspectos. 

Para empezar, se recomienda que la entrevista dure lo necesario, intentando que sea el menor tiempo posible. Además, esta debe ser la única toma de declaración, de manera que antes de la prueba no se tome ninguna.

En segundo lugar, la prueba la debe realizar un psicólogo/a forense, de manera que es él/ella quien trata con el testigo o víctima. Las preguntas son planteadas por parte de los abogados, aprobadas por la autoridad judicial y trasladadas al psicólogo/a. Luego se explicará las salas en las que se deben hacer estas pruebas. 

Además, debe tenerse en cuenta el estado emocional de la víctima, realizándose la prueba preconstituida en el momento adecuado.

También es importante evitar que haya un gran número de espectadores. En algunos casos se podría permitir la presencia de una persona traductora, una persona de confianza o un facilitador. En casos de discapacidad intelectual es muy necesario un facilitador judicial. Esta figura ayuda a la persona a entender y ser entendida durante el proceso judicial.  

Por último cabe decir que el soporte audiovisual debe ser de calidad para garantizar la calidad de la prueba. También es muy importante el entorno en el que se realiza la prueba, de ello se habla a continuación. 

Las cámaras o salas Gesell fueron creadas para observar a los niños sin que estos se sintieran observados, y por lo tanto, cohibidos. De esa manera, se podía ver la conducta de forma espontánea. Esta sala, consiste en dos cámaras con un espejo unidireccional, donde el testigo o víctima no ve quiénes están detrás de ese espejo. De esta forma, el psicólogo forense sería el único espectador (o uno de los pocos espectadores allí presentes) y los abogados y juez al otro lado, transmitiendo las preguntas al psicólogo/a y éste haciéndolas de la manera más adecuada para el testigo o víctima. (García Rodríguez, 2022, pp. 51-53)

Este entorno, previene la victimización secundaria y el propio Tribunal Supremo ha afirmado que es un buen recurso debido a que garantiza la espontaneidad, reduce la hostilidad del ambiente a la misma vez que permite que se realice las preguntas necesarias por las partes. (García Rodríguez, 2022, pp. 51-53)

Con las Casas Barnahus se persigue el mismo objetivo: generar un entorno amigable para la prueba preconstituida, previniendo así la victimización secundaria y garantizando un testimonio no contaminado. (García Rodríguez, 2022, pp. 54-55)

Las casas Barnahus es un recurso para casos de abusos sexuales a menores, donde los profesionales, un equipo interdisciplinar, van a un lugar amigable para el menor, a realizar la prueba preconstituida. (García Rodríguez, 2022, pp. 54-55)

Todos estos recursos tan adaptados a las víctimas vulnerables, ¿Realmente son así? ¿La teoría se lleva a la práctica?

Realidad de la prueba preconstituida

Los expertos coinciden en que el procedimiento, tal y como está planteado, es adecuado para lograr los objetivos: obtener un testimonio no contaminado y principalmente, reducir la victimización secundaria de personas vulnerables. (Casañ Llopis et al., 2017) Pero ¿Se puede llevar a cabo el procedimiento, tal y como está planteado a la práctica en nuestro sistema judicial? 

El sistema procesal español es muy ineficiente en comparación con países europeos y occidentales, además de con los países latinoamericanos. Esto ya plantea un problema general, no sólo específico para estos casos.  (Olmedo de la Calle, 2017)

En segundo lugar, es muy importante destacar que en el sistema español no existe una cultura de restauración del daño a la víctima o de siquiera respeto. Esto se puede ver cuando un denunciante tiene que declarar ante un policía, luego a uno especializado, al juez, etc (Olmedo de la Calle, 2017). Sin embargo, se ha mencionado que es fundamental que la prueba se realice de forma inmediata antes de que nadie le tome declaración a la víctima. Si no, el testimonio estará contaminado por los interrogatorios. (Rey Anastasi, 2017)

En tercer lugar, cabe mencionar la falta de medios, y la falta de interés de los ministerios de Justicia en crear salas de declaración adecuadas para la realización de la prueba preconstituida, es decir, cámaras Gesell. (Olmedo de la Calle, 2017) De hecho, para que se cumplan los objetivos es necesario que la prueba se realice en estos espacios (Rey Anastasi, 2017). Sin embargo, no hay ninguna regulación específica sobre estos espacios en la LOPIIAV, Ley en la que se hizo una reforma para incorporar la prueba preconstituida (García Rodríguez, 2022, pp. 50). Esta ley tampoco menciona las Casas Barnahus. (García Rodríguez, 2022, pp. 54)

Y por último, para que pueda darse un buen uso de la prueba es completamente necesario una buena formación a aquellos profesionales que van a realizarla. (Rey Anastasi, 2017) De ello se habla a continuación. 

Importancia de la Psicología en el sistema judicial

La psicología aporta al ámbito jurídico técnicas científicas para entrevistas basadas en el funcionamiento de la memoria, manejo de habilidades de interacción con víctimas para evitar la victimización secundaria, teoría psicológicas para entender los testimonios y secuelas, diferentes instrumentos de evaluación para valorar personalidad, simulación, aspectos cognitivos…etc. (Casañ Llopis et al., 2017)

Esto significa que el psicólogo, cuando hay que manejar una interacción con una víctima se convierte en quien tiene que guiar la toma de la declaración (Rey Anastasi, 2017). Además,  debido al estado de la víctima, es necesario que se le de una atención especializada por parte de una persona que tiene conocimientos sobre ello. (Casañ Llopis, 2017) Esta atención no sólo va a beneficiar a la víctima sino al propio sistema español porque va a permitir que los testimonios sean más reales y objetivos. 

En resumen, el psicólogo jurídico/forense es una figura que se debe tener en cuenta porque aporta una explicación científica a aquello que está sucediendo en el caso, lo que permite un mayor entendimiento. También permite una mejor relación entre la víctima y el sistema judicial y haciendo que haya un equilibrio entre las necesidades de la víctima y también las del procedimiento procesal. (Soria Verde, 2017)

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y formación a través de cursos y prácticas. Además de eso, también hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Bibliografía

Casañ Llopis, M. Á., Olmedo de la Calle, E., Rey Anastasi, A., y Soria Verde, M. Á. (2017). Grau, E., Carbonell E., y Cortell, M (coord.) La prueba preconstituida. Informació Psicològica, 114, 137-148.

Consejo General de la Psicología de España. (2023, April 27). Cómo realizar la prueba preconstituida desde la psicología forense. Infocop.

Contreras Fresneda, S. (2022, November 21). Declaración del menor o persona con discapacidad por un delito. Dexia Abogados. https://www.dexiaabogados.com/blog/declaracion-menor-testigo-victima-delito/ 

El principio de contradicción en Derecho, ¿en qué consiste? (2021, May 5). UNIR. https://www.unir.net/derecho/revista/principio-de-contradiccion/ 

García Rodríguez, M. J. (2022). Ventajas de la nueva regulación de la prueba preconstituida para la declaración de las víctimas menores de edad y con discapacidad necesitadas de especial atención en el proceso penal. Ministerio de Justicia.

Moral Zamorano, I. (2022, June 16). Intervención personas con discapacidad intelectual en el proceso penal. Dexia Abogados. https://www.dexiaabogados.com/blog/intervencion-personas-discapacidad-intelectual-proceso-penal/ 

Prueba Preconstituida Penal: concepto y requisitos de validez. ConceptosJurídicos.com.

EXCITACIÓN INCONGRUENTE

excitación incongruente

Los abusos y agresiones sexuales son sucesos que generalmente causan un gran daño psicológico en la víctima. Puede causar consecuencias a corto, a medio y largo plazo en el plano psicológico, social y sexual. Respecto a lo sexual, hay un fenómeno que puede ocurrir mientras ocurre el abuso o la agresión y sobre el que normalmente no se habla por sentimientos de vergüenza, culpabilidad y por las repercusiones que conlleva contarlo. Este fenómeno es la excitación incongruente.

¿QUÉ ES LA EXCITACIÓN INCONGRUENTE?

Wendy Maltz, terapeuta sexual, escribió el libro “El El viaje para sanar la sexualidad: Un guía para sobrevivientes de abuso sexual” (Maltz, 2012). En este libro habla, entre otras cosas, sobre la excitación sexual durante un abuso. Esto nos sorprende y podemos llegar a “¿Excitación? Sí se excita entonces no es abuso, porque significa que estaba disfrutando”. 

La realidad, como de costumbre, no es tan simple. La excitación sexual/genital ocurre como respuesta a un proceso fisiológico que no podemos controlar y no siempre va de la mano del placer sexual. En el caso de que la excitación genital no concuerde con la excitación subjetiva y consciente, hablamos de excitación incongruente.

El placer y el deseo son fenómenos complejos que involucran muchos aspectos, no sólo el fisiológico. ¿Hay evidencias sobre ello?

EVIDENCIAS SOBRE LA EXCITACIÓN INCONGRUENTE

Ya en 2003 se hizo una revisión sobre la excitación sexual y orgasmos en personas que habían sido estimulados sexualmente de forma forzada. En esta publicación se concluyó que la excitación incongruente puede ocurrir y que haya habido lubricación/erección o incluso un orgasmo no significa consentimiento. (Levin y van Berlo, 2004)

Algunos estudios revisados eran sobre mujeres que habían visto vídeos sexuales explícitos. En estos estudios, mientras las mujeres visualizaban esos vídeos se evaluó el flujo sanguíneo en sus vaginas, lo cual es un indicador de excitación genital. Se veía que estos flujos aumentaban con la visualización de los vídeos y que en muchos casos no concordaba con la excitación subjetiva que las mujeres informaban. (Levin y van Berlo, 2004)

Pero, ¿Qué sentido tiene eso?

En un estudio de 2011, 15 hombres y 15 mujeres escucharon narraciones de interacciones entre hombres y mujeres. Estas narraciones sexuales variaban en el nivel de violencia y consentimiento que relataban. Se vio que en los hombres había una concordancia entre la excitación genital y la excitación subjetiva que informaban y que ambas ocurrían en narraciones de sexo consensuado y no violento. En cambio, las mujeres mostraban excitación fisiológica de forma inespecífica a lo largo de las narraciones y no concordaba con la excitación informada. (Suschinsky y Lalumière, 2011)

De aquí se plantea la hipótesis de la preparación. Esta hipótesis defiende que el patrón de excitación fisiológica de las mujeres ocurre para preparar al cuerpo para una actividad sexual, para proteger los órganos genitales. Lo cual significa que no importa lo que la mujer desee conscientemente. Hay mecanismos inconscientes de evaluación del entorno y si hay un estímulo potencial sexual en el entorno, el cuerpo se va a preparar para evitar lesiones genitales. (Suschinsky y Lalumière, 2011)

En 2019 se revisó la evidencia empírica sobre la hipótesis de la preparación y se concluyó que: la respuestas genitales a estímulos visuales como auditivos en las mujeres estaba muy influenciada por señales sexuales y que éstas sean específicas no tiene importancia. Es decir, que independientemente de las preferencias sexuales de las mujeres y de la excitación subjetiva y consciente, se veía una respuesta de excitación genital. (Lalumière et al., 2022)

Además, sorprendía advertir que en los hombres no pasaba así, porque las respuestas genitales de ellos sí que concordaban con sus preferencias y su excitación consciente. Toda esta información apoyó la idea de que la excitación genital en las mujeres realmente tiene una función protectora y no depende totalmente del deseo consciente de la mujer. (Lalumière et al., 2022)

Yendo por otra línea, pero no excluyendo los hallazgos de la hipótesis de la preparación, Emily Nagoski (2018) habla sobre el cerebro y la excitación incongruente. Emily Nagoski es una neuropsicóloga clínica y educadora sexual que explica en una charla que en nuestro cerebro tenemos un centro de recompensa formado por 3 sistemas, relacionados pero separados:

  • El primer sistema hace una evaluación de lo hedónico que es un estímulo, es decir, si nos hace sentir bien, si nos gusta. De forma coloquial, es el sistema que dice lo que nos gusta y lo que no. 
  • El segundo sistema, hace que nos acerquemos o nos alejemos de un estímulo. Este sistema es el de deseo. 
  • El tercer sistema es el del aprendizaje, por ejemplo, tiene un papel importante en el Condicionamiento Clásico. Esto es que un estímulo que produce una respuesta fisiológica si se presenta de forma repetitiva con un estímulo neutro, este segundo estímulo termina produciendo la respuesta fisiológica del primer estímulo, por aprendizaje, por asociación. 

Por ejemplo, el C. Clásico se vio con los perros de Pavlov. A estos perros se les presentaba un sonido a la misma vez que comida de forma repetida, y los perros aprendieron a salivar cuando sonaba la campana. Emily usa este ejemplo y pregunta “¿Esto significa que el perro quiere comer la campana o que la campana está buena?” No, significa que ha aprendido a responder fisiológicamente a un estímulo. De igual forma, la respuesta genital ocurre ante un estímulo que está relacionado de alguna forma con el sexo, pero no significa que sea deseado. (Nagoski, 2018)

Este hallazgo, va en la línea de la hipótesis de la preparación. Si nos vemos en una situación en la que se percibe la amenaza de una penetración sexual nuestro cuerpo responderá a esas señales (señales probablemente aprendidas). De hecho, Nagoski afirma que la excitación genital puede predecir entre 10-50% la probabilidad de la experiencia subjetiva de excitación. (Nagoski, 2018)

¿Entonces cómo puedo saber si mi novia/mujer está excitada? La solución que ella da a esto es la comunicación. 

Por ahora, toda la información ha sido relativa a las mujeres. ¿Eso significa que un hombre siempre que tiene una erección tiene deseo? ¿Y un niño también?

¿QUÉ PASA CON LOS HOMBRES Y NIÑOS ABUSADOS?

Aunque el abuso sexual infantil es más frecuente en niñas que en niños (Save the Children, 2021, pp.3), hay muchos niños que son abusados en la infancia o adolescencia.

De hecho, parece que en el ámbito religioso es más frecuente el abuso a niños, siendo un 53,8 el porcentaje de niños abusados y un 64,6% de los agredidos sexualmente por un religioso católico, según el Informe sobre abusos sexuales en la Iglesia Católica del Defensor del Pueblo. (Defensor del Pueblo, 2023, pp. 182-183)

La cuestión es que en este informe, se plantea que algunas víctimas sienten vergüenza o culpa por haber sentido excitación sexual durante los abusos. Eso les hace pensar que consintieron o que participaron en la relación, ya que tenían sentimientos contradictorios y confusos hacia el abusador. No hay que olvidar que el 84% aproximadamente de los abusadores son conocidos, e incluso ser personas de confianza, como puede pasar en el ámbito religioso. (Defensor del Pueblo, 2023, pp. 288)

¿CÓMO SE DA LA EXCITACIÓN INCONGRUENTE EN HOMBRES?

En la revisión nombrada anteriormente de 2003 también habla sobre los hombres. Explica que el mecanismo de la erección se crea pronto, en el feto. Por lo que, cuando son bebés, niños o preadolescentes, la erección y el orgasmo ocurre muy fácilmente. Con una leve estimulación física en los genitales, estrés, tensión o ciertas emociones, lo pueden provocar. (Levin y van Berlo, 2004)

Además, si el abuso sexual de un niño se lleva a cabo por una persona de confianza, que el niño quiere y valora, se sentirá tremendamente confuso.

Pero, si antes hemos dicho que los hombres tienen una respuesta concordante y específica a sus preferencias (Suschinsky y Lalumière, 2011; Lalumière et al., 2022) ¿Cómo puede ser esto?

Por aprendizaje. 

Durante la adolescencia, tanto chicos como chicas, se ven expuestos a muchos estímulos. Eso lleva al aprendizaje de qué es erótico, sexual y qué no lo es. Por lo que al final, en los hombres, esas respuestas inespecíficas de la infancia y preadolescencia, cuando llega a la adultez, se han condicionado por aprendizaje y se vuelven específicas a esos estímulos aprendidos como sexuales. (Levin & van Berlo, 2004)

En las mujeres también se produce este aprendizaje. Y, aunque la excitación subjetiva y consciente sí va a depender de ese aprendizaje, la respuesta de excitación genital no llega a especificarse sólo a esos estímulos aprendidos, según la evidencia, por la hipótesis de la preparación. 

La sexualidad y todo lo relacionado con ello (lo que está bien y mal) se aprende. Durante la infancia, los niños van descubriendo que su cuerpo se estimula, porque es algo natural, pero, si no se les enseña, no saben lo que está bien y mal. (The National Child Traumatic Stress Network y National Center on the Sexual Behavior of Youth (NCSBY), 2009,)

 Esto puede contribuir a que un niño se excite y no sea consciente de un abuso, porque lo único que sabe (también dependiendo de la edad) es que su cuerpo siente cosas. Y si encima, como ya se ha dicho, esto ocurre por parte una persona de confianza, más inconsciencia y confusión sentirá el niño. 

Por lo que, una forma de prevenir estas situaciones, es que desde pequeños se les eduque sobre la sexualidad y se hable con naturalidad de lo que está bien y lo que está mal (para saber más pinche aquí). Eso hará que el niño, independientemente de lo que sienta su cuerpo, perciba que, si una persona intenta o abusa de él, algo no va bien.  

CONCLUSIÓN SOBRE LA EXCITACIÓN INCONGRUENTE

En conclusión, las personas son más que un cuerpo. Hay evidencia de que la lubricación en mujeres y niñas no es argumento de consentimiento, al igual que la erección en niños y en adolescentes.  Sobre hombres adultos abusados o agredidos sexualmente es complicado conseguir información actualizada ya que, además de que son pocos, se denuncia muy poco y no suelen pedir ayuda. (Shepherd et al., 2023)

Aún así, independientemente de la edad y el género, la única forma correcta de saber si la persona desea mantener una relación sexual es mediante la comunicación respetuosa y clara. 

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y formación a través de cursos y prácticas. Además de eso, también hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

BIBLIOGRAFÍA

Defensor del Pueblo. (2023). Informe sobre los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica y el papel de los poderes públicos. Defensor del Pueblo. https://www.defensordelpueblo.es/wp-content/uploads/2023/10/INFORME_abusos_Iglesia_catolica.pdf

Lalumière, M. L., Sawatsky, M. L., Dawson, S. J., y Suschinsky, K. D. (2022). The Empirical Status of the Preparation Hypothesis: Explicating Women’s Genital Responses to Sexual Stimuli in the Laboratory. Archives of Sexual Behaviour, 51(2), 709-728. PubMed. 10.1007/s10508-019-01599-5

Levin, R., y van Berlo, W. (2004). Sexual arousal and orgasm in subjects who experience forced or non-consensual sexual stimulation — a review. Journal of Clinic Forensic Medicine, 11(2), 82-88. PubMed. 10.1016/j.jcfm.2003.10.008

Maltz, W. (2012). The Sexual Healing Journey: A Guide for Survivors of Sexual Abuse. (3rd ed.). William Morrow Paperbacks.

Nagoski, E. (2018, abril). La verdad sobre la excitación sexual no deseada. TED. https://www.ted.com/talks/emily_nagoski_the_truth_about_unwanted_arousal/transcript?language=es

The National Child Traumatic Stress Network y National Center on the Sexual Behavior of Youth (NCSBY). (2009). Desarrollo Sexual y Conducta en los Niños. https://www.ncsby.org/sites/default/files/NCSBY-osb-behavior-2009_span%5B1%5D.pdf

Save the Children. (2021). Los abusos sexuales hacia la infancia en España. Save the Children. https://www.savethechildren.es/sites/default/files/2021-11/Los_abusos_sexuales_hacia_la_infancia_en_ESP.pdf

Shepherd, G., Astbury, E., Cooper, A., Dobrzynska, W., Goddard, E., Murphy, H., y Whitley, A. (2023). The challenges preventing men from seeking counselling or psychotherapy. Mental Health and Prevention, 31. Elsevier. https://doi.org/10.1016/j.mhp.2023.200287

Suschinsky, K. D., y Lalumière, M. L. (2011). Prepared for anything?: an investigation of female genital arousal in response to rape cues. Psychological Science, 22(2), 159-165. PubMed. 10.1177/0956797610394660

Prácticas de psicología forense

Chica con el ordenador y mucho papeleo

Si te interesa la psicología forense pero no sabes cómo es realmente trabajar de ello, desde EPERIT traemos una solución: Un programa de prácticas de psicología forense. A continuación te damos más información. 

Pueden realizarlas estudiantes o graduados en Psicología. Para estudiantes de Psicología el único requisito es haber cursado la asignatura de Evaluación Psicológica. Es indiferente hace cuánto te graduaste o si actualmente trabajas en un ámbito diferente. 

Se pueden hacer varios programas en función de las necesidades del estudiante o graduado. En cualquier caso, la persona hará las tareas que hace un psicólogo forense pero supervisado por un tutor. Si quieres conocer más en profundidad qué hace exactamente un psicólogo forense, en este blog hay un artículo que lo explica. 

Debido a la información que se pueda manejar, una vez que la persona quiera empezar con el programa de prácticas deberá firmar un acuerdo de confidencialidad, además del contrato formativo.  

Opiniones de estudiantes de prácticas.

En nuestras redes sociales, por donde hacemos divulgación, diferentes alumnos/as han dado su opinión sobre las prácticas de EPERIT. ¿Qué es lo que más valoran y reseñan de las prácticas? Destacan el trabajo sobre casos reales, la cercanía entre el estudiante y el tutor/a, la flexibilidad, la actualización y especialización de los conocimientos que se aprenden.

Si te interesa todo lo dicho, contacta a través del formulario o a través de nuestras redes sociales: Linkedin o Instagram. Si quieres saber información sobre los convenios vigentes o cualquier duda, tampoco dudes en contactar, desde EPERIT te contestarán lo más rápido posible.

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos y forenses, también especializados en victimología, que además de las prácticas también ofrecen otros servicios: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y divulgación por redes sociales como se ha mencionado antes, y por este blog.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

LAS VÍCTIMAS DE LAS PSEUDOTERAPIAS

Víctimas de las pseudoterapias

Explorando el Impacto de las Pseudoterapias en sus Víctimas

A priori, las pseudoterapias pueden parecer un asunto con poca relevancia que no conlleva un peligro intrínseco. Si alguien cree que un diluido de flores en alcohol (o Flores de Bach, como se conocen en el mundillo alternativo) le puede ayudar a tratar la ansiedad, ¿Qué tiene de malo?, no hace daño a nadie, ¿cierto? Bueno, lo cierto es que las pseudoterapias sí conllevan un importante riesgo para la salud de las personas y hay víctimas de estas pseudoterapias. A pesar de la postura defendida por la mayoría de terapeutas alternativos, es importante destacar que el empleo de tales técnicas conlleva riesgos significativos que no deberían ser obviados.

Investigaciones recientes, como la llevada a cabo por Segovia y Sanz-Barbero (2022), han asociado el uso de terapias alternativas con un deterioro en la relación médico-paciente. Además, se ha evidenciado que estas prácticas pueden tener efectos negativos en la salud de quienes las utilizan, ya sea al prolongar ciertas dolencias, inducir otras nuevas o aumentar el riesgo de mortalidad.

Esto se debe a que su adopción a menudo conlleva la demora o la sustitución de tratamientos probados en términos de eficacia y seguridad. Esto, puede disminuir la efectividad de estos últimos, según se constata en un informe de los Ministerios de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y de Ciencia, Innovación y Universidades (2018).

De hecho, según datos recabados por la Asociación Para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP) en su Primer Informe Sobre Fallecidos a Causa de Pseudoterapias en España (2019) se estima que, presuntamente, entre 1210 y 1460 personas víctimas de las pseudoterapias fallecen anualmente en nuestro país debido al uso de pseudoterapias.

Heridas Invisibles: Impacto Psicológico en las Víctimas de Pseudoterapias

Pese a todo, no nos pararemos aquí a hablar sobre las víctimas mortales de las pseudoterapias (pese a su gran importancia). Vamos a poner el foco en las víctimas silenciadas de las pseudoterapias, aquellas que acuden a pseudoterapeutas para solventar un problema de salud física o mental y que terminan peor de lo que estaban y, evidentemente, con mucho menos dinero en sus bolsillos.

Sin embargo, para entender este fenómeno en su globalidad es necesario aclarar antes ciertos conceptos de especial relevancia.

Pseudociencia y Pseudocientífico

Antes de continuar, es preciso que aclaremos los conceptos de pseudociencia y pseudocientífico para aquellas personas que tal vez tengan dudas al respecto.

La pseudociencia es como ese amigo que siempre llega tarde a la fiesta de la evidencia científica. Si bien sus explicaciones pueden parecer legítimas a simple vista, lo cierto es que carecen de rigurosidad y se encuentran totalmente alejadas de la metodología científica. Así pues, las pseudociencias se apoyan en afirmaciones sin bases sólidas y se aferran a creencias infundadas en lugar de a datos verificables.

Por su lado, los pseudocientíficos son los artífices que llevan a cabo esta clase de prácticas mágico-espirituales. Desde vendedores de pócimas milagrosas hasta gurús de la nueva era que afirman que la tierra es plana. Estos individuos a menudo se “disfrazan” de científicos y, tal y como comentan Moriana y Gálvez (2020), se amparan en teorías aparentemente basadas en la ciencia y la lógica, haciendo uso de explicaciones sencillas que parecen ser coherentes para explicar teorías que carecen de fundamento científico. Del mismo modo, se sirven de su carisma y amabilidad y del superficial éxito terapéutico que les proporciona el efecto placebo para avalar esta clase de prácticas.

La clave para distinguir entre la ciencia y la pseudociencia radica en la evidencia. La ciencia se basa en pruebas sólidas respaldadas por investigación revisada por pares y publicadas en revistas de prestigio. Sin embargo, la pseudociencia se apoya en afirmaciones sin respaldo alguno, así de simple. Los científicos actúan como investigadores escrupulosos, mientras que los pseudocientíficos son narradores de historias fantásticas.

Pseudoterapia: Definición

Llegados a este punto quizá te preguntes: entonces, ¿qué son las pseudoterapias?

No obstante, encontrar una descripción aceptada universalmente de las pseudoterapias resulta ser un desafío. Esto se debe, en parte, a que la ciencia se fundamenta en un principio fundamental conocido como falsabilidad o refutabilidad, que significa que cualquier teoría o hipótesis debe estar abierta a pruebas que puedan contradecirla. Lógicamente, esto implica que lo que la comunidad científica consideraba válido en el pasado podría no serlo en el futuro, y viceversa.

En resumen, podemos categorizar como pseudoterapia cualquier producto o proceso supuestamente terapéutico que carezca de un respaldo científico en su desarrollo y validación de “resultados”, o aquellos que, habiendo seguido el método científico, hayan sido posteriormente desacreditados o no sean susceptibles de ser replicados, lo cual supone otro de los principios fundamentales de la investigación científica.

Así mismo, si quieres una descripción más sencilla y “de diccionario”, a continuación, encontrarás la definición elaborada por los Ministerios de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y de Ciencia, Innovación y Universidades (2018):

Sustancia, producto, actividad o servicio con pretendida finalidad sanitaria que no tenga soporte en el conocimiento científico ni evidencia científica que avale su eficacia y su seguridad.

Ejemplos de pseudoterapia

Ahora bien, si todavía quieres ahondar un poco más en el tema, es posible que los siguientes ejemplos de pseudoterapia te hagan entender un poco mejor de qué clase de prácticas estamos hablando:

  • Constelaciones Sistemáticas.
  • Digitopuntura.
  • Feng Shui.
  • Grafoterapia.
  • Masaje en la Energía de los Chacras.
  • Medicina Ortomolecular.
  • Oligoterapia.
  • Rebirthing.
  • Terapia Floral de California.
  • Terapia Regresiva.
  • Y un largo etcétera.

De hecho, estas son tan solo algunas de las presuntas técnicas terapéuticas que los Ministerios de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y de Ciencia, Innovación y Universidades (2018) del Gobierno de España ha catalogado como pseudoterapias, pero la lista consta de un total de 73 pseudoterapias confirmadas y otras 66 que todavía se encuentran en proceso de revisión.

Finalmente, si quieres revisar la lista completa de presuntas pseudoterapias junto con algunas más que todavía no han sido incluidas a la lista (pero que a todas luces se podrían incluir), te recomiendo que le des un vistazo a la Lista de Pseudoterapias de PsicoStasis.

¿Qué es la victimización? Víctimas de las pseudoterapias

Y bien, ¿de qué hablamos cuando hablamos de victimización? Cuando hablamos de victimización, estamos haciendo alusión al proceso por el cual una persona experimenta las secuelas o el impacto psicológico de un evento traumático.

Este impacto psicológico ha sido objeto de estudio científico y ha dado lugar, en parte, a la clasificación psiquiátrica del Trastorno por Estrés Postraumático. Esto, a su vez, ha posibilitado la evaluación científica de dicho impacto en la salud mental de las personas. Esto tiene importantes implicaciones legales, ya que abre la puerta al reconocimiento de derechos, la valoración de los daños que pueden considerarse indemnizables y, en caso de aplicarse, la determinación de la pena para la persona responsable del evento traumático (Tamarit, 2006).

Sin embargo, debido a la complejidad inherente al proceso de victimización, es necesario distinguir entre tres formas distintas de victimización, tal y como señalan Albertín (2006) y Tamarit (2006):

  • Victimización Primaria: Se refiere a la experiencia a través de la cual una persona sufre las consecuencias físicas, psicológicas, económicas o sociales que resultan de un acto delictivo o traumático.
  • Victimización Secundaria: Implica los costos personales que conlleva para la víctima su participación en el proceso judicial, lo cual puede incluir los efectos traumáticos de los interrogatorios, el contacto con el agresor durante el juicio oral o el examen médico forense, entre otros.
  • Victimización Terciaria: Se refiere a las vivencias que surgen como consecuencia de la victimización primaria y secundaria una vez que la víctima ha superado los procesos previos. En esta etapa, la víctima puede experimentar sentimientos de desamparo por parte de su entorno social debido a las secuelas de su experiencia traumática.

Victimización en el ámbito de las pseudoterapias

Ahora que comprendes la victimización y sus distintas formas, es crucial explorar cómo esta se manifiesta en el contexto de las pseudoterapias. Es decir, el impacto psicológico que experimentan las personas que, en busca de soluciones para problemas de salud física o mental, recurren a terapias alternativas y terminan en una situación más vulnerable y con menos recursos económicos.

En este sentido, varios investigadores coinciden en señalar que las personas que recurren a terapias alternativas suelen encontrarse en estados de debilidad o vulnerabilidad y en busca de solución a problemas que no han sido resueltos a través de la atención médica o psicológica respaldada en las evidencias científicas.

Esto, generalmente está acompañado de experiencias previas de desilusión y sufrimiento, lo que les predispone a depositar una gran esperanza en cualquier oferta de curación, incluso si es vaga, como lo han destacado Celis (2019), Moriana y Gálvez (2020), y Tomás (2021).

En este contexto, es crucial comprender que las pseudoterapias, al carecer de base científica sólida, pueden empeorar la situación de las víctimas en lugar de mejorarla. La ausencia de tratamiento adecuado puede prolongar sus dolencias, generar nuevas enfermedades o aumentar el riesgo de mortalidad. Además, la inversión de tiempo y dinero en pseudoterapias puede dejar a las víctimas en una situación económica precaria, ya que en muchos casos es justamente eso lo que se busca, lucrarse con el sufrimiento ajeno.

Por tanto, debemos prestar atención a esta forma de victimización, que afecta a quienes buscan alivio en pseudoterapias y terminan en una situación más frágil. Es fundamental educar y concienciar sobre los riesgos de las pseudoterapias y promover el acceso a tratamientos médicos y psicológicos basados en la evidencia científica para evitar que más personas caigan en esta forma de victimización silenciosa.

Denunciar pseudoterapias

Con todo, queda claro que las pseudoterapias no son cosa de broma. De hecho, en una gran cantidad de casos se tratan de formas de estafa que tan solo buscan vaciar los bolsillos a personas especialmente vulnerables, lo que empeora drásticamente su situación tanto en lo que a su salud se refiere, como económicamente.

En PsicoStasis, ya son muchas las personas que han acudido a pedir ayuda para denunciar esta clase de prácticas y los organismos oficiales ya han tomado acciones legales contra diversos/as pseudoterapeutas gracias a nuestra acción. Así pues, si sospechas que tú o alguien a quien conoces ha sido o está siendo víctima de pseudoterapias, ¡es el momento de que pases a la acción y lo denuncies!

Para obtener más información puedes visitar la página de PsicoStasis: “CONTRA LAS PSEUDOTERAPIAS…¡NO TE CALLES!” y, si ya lo tienes claro y deseas reportar un/a pseudoterapeuta directamente, puedes hacerlo desde nuestro Formulario de Denuncias.

¡Cada acción cuenta!

Bibliografía

Albertín, P. (2006). Psicología de la victimización criminal. En M. A. Soria y D. Sáiz (Coord.), Psicología Criminal (pp. 245-274). Pearson Educación.

Celis, M. (2019). De qué hablamos cuando hablamos de pseudoterapias. Plan para la Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias. Clínica Contemporánea, 10(1). https://doi.org/10.5093/cc2019a7

Cervera, F., Gómez, J. M. y Frías, F. (2018) Primer Informe Sobre Fallecidos a Causa de Pseudoterapias en España. Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP). https://www.apetp.com/wp-content/uploads/2019/03/Informe-pseudociencias-2018-2.pdf

Moriana, J. A. y Gálvez, M. (2020). Psicoterapias y pseudoterapias en búsqueda de la evidencia científica. La ciencia y la práctica profesional en Psicología Cínica. Papeles del Psicólogo, 41(3), 201-210. https://doi.org/10.23923/pap.psicol2020.2946

Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. (noviembre, 2018). Plan para la Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias. https://www.sanidad.gob.es/gabinetePrensa/notaPrensa/pdf/20181141 118135247771.pdf

Segovia, G. y Sanz-Barbero, B. (2022). “It Works for Me”: Pseudotherapy Use is Associated With Trust in Their Efficacy Rather Than Belief in Their Scientific Validity. International Journal of Public Health, 67, 1-6. https://doi.org/10.3389/ijph.2022.1604594

Tamarit, J. M. (2006). La victimología: cuestiones conceptuales y metodológicas. En E. Baca, E. Echeburúa y J. M. Tamarit (Coord.), Manual de Victimología (pp. 17-50). Tirant lo Blanch.

Tomás, C. (2021). La intervención de los poderes públicos frente a las pseudoterapias: posibilidades y límites. Academic Journal of Health Sciences: Medicina Balear, 36(3), 64-71. https://doi.org/10.3306/AJHS.2021.36.03.64

Autor: Marc Dalmau

Fundador de PsicoStasis

Psicólogo Colegiado nº 31760, defensor de la psicología basada en evidencias científicas, especialista en marketing digital y escéptico por naturaleza.

Editora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.