EPERIT

Mentiras y lenguaje no-verbal

Mentiras y lenguaje no-verbal

¿Cómo puedo saber si alguien me está mintiendo? Esa es una pregunta que todos hemos pensado alguna vez y que nos encantaría saber la respuesta. Desde la psicología se ha investigado sobre ello y se han difundido ideas dispares sobre esto. Por ejemplo, se piensa que el lenguaje no verbal dice mucho de las personas y que observándolo, podemos saber si alguien nos miente. ¿Es esto verdad? A continuación te hablamos sobre las mentiras y lenguaje no-verbal.

Introducción

Cuando alguien da un testimonio, es altamente probable que no esté diciendo lo que “objetivamente pasó”. Sin embargo, hay que tener en cuenta que nuestro sistema cognitivo es imperfecto, de manera que gran parte de los errores en el testimonio es posible que se den por eso. Sin embargo, cuando hay intencionalidad de ocultar o decir información falsa, hablamos de engaño. 

Por otra parte, es verdad que entre el 50-70% de los mensajes que recibimos de la comunicación viene por la comunicación no verbal. De hecho, de forma popular siempre se ha asumido que cuando alguien está mintiendo hay señales de su comportamiento no verbal que nos lo indica.

Sin embargo, esto es sentido común, y la psicología no es eso. Para poder saber la respuesta verdadera, hay que acudir a las investigaciones científicas. 

Mentiras y lenguaje no-verbal: ¿Qué dice la ciencia?

En contra de las creencias populares extensamente generalizadas la evidencia científica más actual muestra que la relación entre mostrar cierto comportamiento no verbal cuando mientes es débil, de manera que no podemos confiar en estas señales para poder determinar si alguien miente o no. De esta forma, podemos decir que hay pocas señales-no verbales que permitan identificar el engaño. 

De hecho, tanto las personas no expertas como personas que trabajan en la justicia y la seguridad tienen las mismas probabilidades de detectar el engaño que las probabilidades que proporciona el azar. 

¿Y por qué no son confiables para detectar mentiras?

Hay muchos motivos que están a la base de por qué hay muy pocas señales que puedan servir para detectar las mentiras y por lo tanto, no podemos confiar en ellas. Algunos motivos son los siguientes:

  • El hecho de que el comportamiento y los gestos varían mucho entre las personas, es decir, es prácticamente diferente para cada persona. 
  • A la hora de medir el comportamiento no verbal es complicado medirlo de manera precisa. 
  • La situación en la que se encuentra la persona que estamos evaluando determina en parte su comportamiento no verbal. Por ejemplo, si es una situación comprometida en donde la persona está nerviosa y tensa, o una situación amigable donde la persona está relajada. 
  • Comportamientos que se contagian entre personas. 
  • Estrategias que usa todo el mundo para parecer convincentes en una situación en la que se está juzgando la credibilidad. Es decir, todo el mundo quiere que sean creídos, ya sean sinceras o no, por lo que es muy probable que tanto mentirosos como no mentirosos actúen de forma similar para que no se dude de lo que dicen. 

Implicaciones de confiar en el lenguaje no-verbal

Como ya hemos dicho, pese a que no hay comportamientos no verbales que permitan distinguir entre los mentirosos y los no mentirosos, de forma popular hay ciertas creencias erróneas muy generalizadas en torno a ello. Debido a esto, las personas sobreestiman la relación entre comportamiento no verbal y el engaño, así como su capacidad para detectarlo a través de observar estas señales no verbales. 

Es de especial relevancia que ciertos profesionales de la ley y de la seguridad pueden aplicar formas de detectar la mentira por el comportamiento no verbal que se difunden por medios de comunicación y que tienen origen en las pseudociencias. Esto es peligroso, sobre todo si las conclusiones que saquen estos profesionales van a tener repercusiones debido a que son personas que toman decisiones importantes. 

Las personas siguen usando este método para detectar la mentira por los estereotipos falsos que hay en torno a cómo se comportan los mentirosos y los no mentirosos, la información falsa transmitida y la falta de conocimiento científico. Un poco de pensamiento crítico, mente abierta e interés por la divulgación científica, podría solucionar este problema.

Mentiras y lenguaje no-verbal: Referencias

Molpeceres, M.A. y Benedito, M.A. (2001). La comunicación no verbal. E. Berjano y S. Pinazo (eds.), Interacción social y comunicación (pp. 57-103). Valencia: Tirant lo Blanch.

Soria Verde, M.Á (Ed). (2021). Manual de psicología jurídica penal e investigación criminal (pp. 73-84). Pirámide. 

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y atención victimológica online. Además, ofrecemos formación a través de cursos y prácticas en nuestra plataforma de formación especializada en Patreon. También hacemos divulgación por este blog y por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

Formación online en ciberdelincuencia

Formación online en ciberdelincuencia

Las tecnologías se han vuelto omnipresente en los últimos años. Esto ha generado nuevos espacios de interacción, pero también nuevas formas de hacer el mal y delinquir. Si quieres formarte en esto y estar actualizado, a continuación te presentamos la formación online en ciberdelincuencia que traemos este mes desde EPERIT.

Formación online en ciberdelincuencia: ¿En qué consiste?

Es un curso online de aproximadamente dos horas en el que se hablará principalmente sobre la legislación en materia de ciberdelincuencia y sobre casos prácticos. La docente de este curso será Sara Antúnez. Ella es abogada ciber-penalista, profesora de la Universidad Franciso Vitoria en Madrid y presidenta de StopHaters.

El curso se realizará el 23 de mayo a las 12:00h y quedará grabado para que se pueda ver en diferido si no se puede ver en directo.

Dicho esto, vamos a la cuestión más importante ¿Cómo me apunto al curso?

Acceso a la formación online en ciberdelicuencia

Para poder acceder a esta formación es necesario suscribirse a la membresía de EPERIT. ¿Qué es eso? A continuación te lo explicamos todo.

EPERIT realiza divulgación científica y formación en materia de psicología jurídica, forense y victimología a través de la plataforma PATREON. Hay 3 suscripciones:

  • La base: Contenido imprescindible para los/las psicológos/as forenses.
  • La herramienta: en el que se accede a contenido científico exclusivo (artículos, estudios, protocolos, etc).
  • La especialidad: En esta suscripción puedes acceder a cursos y talleres realizados todos los meses, así como reuniones mensuales y supervisiones periciales, etc.

Este mes, se imparte la formación en ciberdelicuencia. Por lo tanto, si quieres acceder a este curso has de suscribirte a la “especialidad”. Una vez suscrita, se realiza el mismo pago todos los meses y tienes acceso a toda la formación disponible. Además, puedes cancelar la suscripción cuando quieras.

Si estás interesado/a en suscribirte a cualquiera de las suscripciones puedes tener más información sobre cada una de ellas y su precio desde pinchando aquí.

Es importante estar actualizado y EPERIT lo sabe. Por ello, cada mes se realiza formaciones con temas actuales. Si quieres ver sobre qué han tratado las formaciones anteriores puedes acceder desde aquí. Esta formación online en ciberdelincuencia es una oportunidad para acercarte a la actualidad, y al futuro que está por venir.

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y atención victimológica online. Además, ofrecemos formación a través de cursos y prácticas en nuestra plataforma de formación especializada en Patreon. También hacemos divulgación por este blog y por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

Peritaje psicológico guardia y custodia

Peritaje psicológico guardia y custodia

Un peritaje psicológico de guardia y custodia se lleva a cabo en el ámbito del derecho de familia. Actualmente es muy común que se pidan estos peritajes. Por ello, a continuación te hablamos de qué es un peritaje psicológico forense, qué es la guardia y custodia y sobre el proceso de evaluación en estos casos. 

¿Qué es un peritaje psicológico forense?

Un peritaje psicológico forense es un proceso de evaluación psicológica que se lleva a cabo en el ámbito judicial. De esta evaluación se obtiene un informe pericial, que, si está realizado correctamente, sirve como prueba jurídica y científica. Si quieres saber más sobre esto, pincha aquí.

Además, los peritajes psicológicos pueden llevarse a cabo en multitud de situaciones. Por ejemplo, en el derecho penal, se suelen pedir peritajes para determinar daño psicológico, imputabilidad, credibilidad del testimonio, etc. Se pueden realizar peritajes psicológicos por ejemplo en casos de acoso laboral (si quieres saber más pincha aquí) o en casos de acoso escolar (si quieres saber más pincha aquí). 

Hecha esta introducción, vamos a hablar de lo que nos concierne en este artículo: El peritaje psicológico de guardia y custodia. 

Peritaje psicológico guardia y custodia

La guardia y custodia se define como el derecho a cuidar y asistir a los hijos. Esta puede ser compartida, pueden tenerla alguno de los progenitores, o que la tenga otra persona. 

En los peritajes psicológicos de guardia y custodia, el objetivo fundamental es conseguir el bienestar de los menores, es decir, en todo momento se ha de pensar en el interés del menor. Esto es superior a cualquier cosa, y siempre se hará lo mejor para ellos. 

¿Qué cosas evalúa el psicólogo forense para decidir (y recomendar al juez) qué tipo de guardia y custodia es mejor para el menor?

De forma general, lo que se busca evaluar son las competencias parentales. Sin embargo, siendo más específicos, podemos decir que se evalúan multitud de cosas en un peritaje psicológico de guardia y custodia:

  • Rasgos de personalidad que pueden afectar al cuidado de los hijos, como la adaptación al cambio, impulsividad, tolerancia a la frustración, etc. También se puede detectar trastornos psicológicos. 
  • El estilo educativo y de crianza, es decir, cómo cada progenitor educa a sus hijos. También es importante ver si hay muchas diferencias en el estilo de crianza entre ambos progenitores. 
  • Las habilidades comunicativas entre los progenitores, y también con sus hijos. 
  • Adaptación de los hijos a la situación de divorcio y a todos los cambios que conlleva, para poder hacernos una idea del nivel de bienestar que tiene el menor. 
  • La dinámica familiar, es decir, el grado de conflictividad entre los progenitores y también hasta qué punto eso está influyendo (o podría influir) en el bienestar del menor. 
  • Contexto socioambiental, es decir, aspectos que no son psicológicos, como por ejemplo, dónde va a vivir cada progenitor y a qué distancia está del centro educativo del menor, la disponibilidad horaria que tendría cada progenitor para el cuidado, recursos económicos, etc. Estos aspectos son importantes a la hora de recomendar un tipo de custodia u otro. 

Pero, ¿Y cómo es el proceso de evaluación? Te lo contamos a continuación. 

En principio, en un peritaje psicológico de guardia y custodia, ha de evaluarse todo el núcleo familiar, y por lo tanto, a ambos progenitores. No obstante, se puede dar el caso de que uno de los dos no quiera someterse a evaluación.

 En esa situación, la evaluación seguiría su curso, evaluando sólo al otro progenitor, aunque sin llegar a poder determinar con certeza qué custodia es mejor, sólo se hablaría de las competencias parentales del progenitor evaluado. Además de evaluar a los progenitores y los familiares que sean necesarios en cada caso, también se ha de evaluar al menor siempre que sea posible. 

Todas las personas evaluadas serán entrevistadas y tendrán que contestar una serie de test. Además, el psicólogo también evaluará las competencias de los progenitores a través de la observación. Juntando lo encontrado en la entrevista, en los tests y en la observación, el psicólogo habrá de llegar a una conclusión. 

Finalmente, el/la psicólogo/a redactará el informe, en el reflejará todo el proceso de evaluación, y será entregado a quien le ha pedido que lo haga (juez/a, abogado/a, etc).

Conclusión

Pasar por un proceso de divorcio es algo muy complicado y en muchas ocasiones los progenitores no llegan a un acuerdo en cuanto a la custodia.

 Los psicólogos forenses pueden ayudar en esta situación siempre desde una actuación profesional y científica, evaluando multitud de cosas y recomendando una opción al juez, que es la persona que finalmente decide. 

Los psicólogos forenses en estos casos, siempre han de actuar buscando lo mejor para los menores, que son aquellos que, con demasiada frecuencia, sufren las consecuencias del divorcio. 

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y atención victimológica online. Además, ofrecemos formación a través de cursos y prácticas en nuestra plataforma de formación especializada en Patreon. También hacemos divulgación por este blog y por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.