EPERIT

Pena de muerte y castración química: ¿Qué beneficios trae?

En el mundo ocurren muchos sucesos trágicos que pueden ser incomprensibles y difíciles de procesar por las personas. Cuando ocurre algo así, es muy común escuchar a personas decir: “Deberían recibir la pena de muerte, se lo merecen” “A ese lo deberían castrar” “No sé por qué han quitado la pena de muerte, así se haría justicia”. Incluso hay personas que piensan que si siguen habiendo delitos graves, es porque no se castiga lo suficientemente duro, sin pena de muerte o castración química. Pero ¿Realmente estas penas traen beneficios para la sociedad? 

¿Dónde se realiza la pena de muerte y castración química?

Son 55 países los que tienen la pena de muerte para delitos comunes. Países como Afganistán, Cuba, Estados Unidos, Jordania…etc. Los países en los que se dieron la mayoría de las ejecuciones en 2022 fueron primero China, Irán, Arabia Saudí, Irak y Egipto. 

Por otra parte, 23 países mantienen la pena capital en la práctica para diferentes delitos, pero se podrían considerar abolicionistas en la práctica, ya que en los últimos 10 años no han ejecutado a nadie. Algunos países son Argelia, Corea del Sur, Marruecos, Rusia…etc. 

 Y en nueve países sólo se lleva a cabo ante ciertos delitos. Algunos países son Brasil,Chile, Guatemala, Perú…etc. (Amnistía Internacional, 2023)

Respecto a la castración química, son siete países donde está permitida la castración química: algunos estados de Estados Unidos, Rusia, Polonia, Corea del Sur, Indonesia, Moldavia y Estonia. (La Nación, 2022)

Empezaremos con la pena de muerte y luego con la castración química, ¿Qué evidencia hay de que la pena de muerte sirve para evitar que hayan más delitos y crímenes?

Pena de muerte: ¿Sirve?

En 2008 se hicieron diferentes preguntas a 94 criminólogos considerados expertos, sobre el efecto de disuasión para cometer más delitos causado por la pena de muerte. Además, estas preguntas también fueron hechas en 1996 a otro grupo de expertos y querían ver cuánto había cambiado la opinión. Para empezar, se encontró que no habían diferencias significativas entre las respuestas de 1996 y 2008. Y se concluyó que el consenso entre criminólogos es que la pena de muerte no añade o genera ningún efecto significativo de disuasión en el encarcelamiento a largo plazo. (Radelet y Lacock, 2009) 

En una revisión se concluyó que la literatura científica sobre si la pena de muerte sirve para disuadir no es concluyente. Además, los artículos que sí encontraron una relación significativa y fuerte tienen grandes problemas metodológicos en sus investigaciones. De esa forma, plantean que hay problemas metodológicos para su investigación y que no se puede confirmar que haya un efecto disuasorio. (Chalfin et al., 2013) 

También, en investigaciones más recientes, se ha visto por ejemplo que ni las sentencias de muerte ni las ejecuciones sirven para desalentar el homicidio o el robo con homicidio en Japón. (Muramatsu et al., 2018) 

De hecho, se ha visto que, en 11 países analizados, la abolición de la pena de muerte se relacionó (en promedio) con una reducción en los homicidios (Abdorrahman Boroumand Center, 2018). Y estudiando también las tasas de homicidios en los diferentes estados de EEUU que tienen o no tienen pena de muerte, se ve que los homicidios en los estados sin pena de muerte se ha mantenido más bajos que en los estados con pena de muerte, y la diferencia lleva aumentando desde 1990. (Death Penalty Information Center, 2022).  

Siguiendo con Estados Unidos, en 4 estados, se observó que las moratorias sobre la pena capital tampoco dieron una reducción significativa en las tasas de homicidios. (Oliphant, 2022)

Y por último, cabe mencionar una revisión actual. Afirma que la teoría de que la pena capital sirve para disuadir es inestable ya que las tasas de los crímenes muestran un apoyo muy débil, prácticamente inexistente, a la disuasión. (Capaldi, 2023) 

Castración química

La pena de muerte no funciona pero, ¿Y la castración química?

La castración química deja de ser efectiva en el momento en el que se interrumpe, ya que es un tratamiento farmacológico. Y se ha visto que sí reduce el deseo sexual siempre que se realice también un tratamiento terapéutico psicológico. Debido a ello, la castración química y la psicoterapia es necesario que sea algo consentido y aceptado por la persona. (Lee y Cho, 2013) 

Por lo que la castración química tiene más un objetivo médico, de tratamiento al delincuente. Sin embargo, la mayoría de Estados no tiene esta intención, sino más bien tienen la idea de usarla para el castigo (Forsberg y Douglas, 2016). Esto por lo tanto, plantea problemas éticos sobre el consentimiento (Pastorini et al., 2020), pero también problemas para su eficacia, ya que no es lo mismo realizar un tratamiento de forma constante porque quieres hacerlo, que hacerlo durante un tiempo porque te han obligado. 

Además, incluso si se usara con un fin médico, la evidencia es escasa y con algunos problemas metodológicos, por lo que su uso no garantiza una reducción en la reincidencia. (Suárez Moreno et al., 2018; 최관호 & 박창범, 2018; Baltodano-Calle et al., 2022) 

Además, en el caso de que genere algún efecto, éste siempre es mayor cuando se combina con psicoterapia como ya hemos dicho (Çöpür y Çöpür, 2020), ya que el deseo sexual y todo lo que eso conlleva va más allá de las hormonas. 

Conclusiones sobre la pena de muerte y castración química

Esta informacion plantea que la solución no es el castigo. Bueno, ¿La solución para qué? Si el problema es que te cuesta gestionar la ira que despierta ese criminal en ti y necesitas venganza, entonces sí es la solución. 

Pero ese no es el problema real. El problema real es que alrededor del mundo, la mayoría de sociedades están caracterizadas por mucha violencia, y que la única solución sea castigar a posteriori implica:

  • Que si una persona con impulsos sexuales desviados no viola, no lo hace porque si lo hace lo van a castigar duramente. ¿Queremos vivir en un mundo en el que si la gente no mata o viola es porque si lo hacen, van a recibir un gran castigo? Además, esto implica que en el momento en el que la persona tenga la oportunidad de hacerlo sin que nadie se entere, lo va a hacer. 
  • Y en segundo lugar, ¿Qué pasa con la víctima? En muchos casos, las víctimas no tienen un gran deseo de venganza. Entonces, ¿Qué es lo que quieren? Lo que quieren es que nunca hubiera pasado. Realmente, la pena de muerte o la castración química no solucionan ni curan el gran dolor que puede estar teniendo la víctima y sus familiares. De manera que si el problema es la cantidad de crímenes y el daño a las víctimas, el enfoque que se tiene en muchos países no es el adecuado. 

Este tema es muy complejo pero una posible solución es la educación. Pero cuando hablamos de educación, nos referimos a un concepto amplio:

  • Educación escolar: Las materias que dan, la forma en la que lo dan, las interacciones que se dan, cómo se dan, cómo se comporta la gente ante un conflicto…etc. 
  • Educación en el hogar. De nuevo, no sólo es lo que tus cuidadores dicen, sino también lo que observan de ellos, lo que experimentan y escuchan. 
  • Educación en otros entornos. Actualmente los medios de comunicación y las redes sociales son unas fuentes de información de suma importancia, y también realizan un papel educativo. Además, el grupo de iguales y comunitario también es importante. 

Las personas no sólo aprenden lo que se les dice, también aprenden lo que observan en referentes y lo que experimentan, por lo que cuando hablamos de educación, abarcamos todo ello.  

Además, en el caso de que esté fallando este proceso de socialización y educación, tienen que haber recursos para intervenir y cambiar esa situación lo más pronto posible. 

La solución planteada es mucho más complicada que simplemente castigar a posteriori ya que requiere de muchos esfuerzos y recursos. De hecho, castigar es la opción fácil cuando ya ha habido el problema y satisfacer el sentimiento de venganza. 

Sin embargo, es mucho más útil, estudiar aquellos factores que han hecho que esa persona termine como ha terminado para conseguir prevenir, que es lo que hace la investigación. Pero, ¿La sociedad está escuchando lo que las investigaciones tienen que decir?

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y también formación a través de cursos y prácticas. Además de eso, también hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

Bibliografía

최관호, y 박창범. (2018). The Problems of effect of the Drug Treatment for sexual Impulse and it’s Legal Requirements. Democratic Legal Studies, 67, 117-147. Web of Science. 10.15756/dls.2018..67.117

Abdorrahman Boroumand Center. (2018). What Happens to Murder Rates when the Death Penalty is Scrapped? A Look at Eleven Countries Might Surprise You. https://www.iranrights.org/library/document/3501

Amnistía Internacional. (2023). Pena de muerte. https://www.amnesty.org/es/what-we-do/death-penalty/

Baltodano-Calle, M. J., Onton-Díaz, M., y Gonzales, G. F. (2022). Androgens, brain and androgen deprivation therapy in paraphilic disorders: A narrative review. Andrología, 54(10). Web of Science. 10.1111/and.14561

Capaldi, M. P. (2023). In Unpacking the Death Penalty in ASEAN (pp. 21-40). Springer. 10.1007/978-981-19-8840-0_2

Chalfin, A., Haviland, A. M., y Raphael, S. (2013). What Do Panel Studies Tell Us About a Deterrent Effect of Capital Punishment. Journal of Quantitative Criminology, 29(1), 5-43. Web of Science. 10.1007/s10940-012-9168-8

Çöpür, M., y Çöpür, S. (2020). Chemical Castration as an Evolving Concept: Is It a Possible Solution for Sexual Offences? The Journal of Forensic Psychiatry and Psychology. Scopus. https://doi.org/10.1080/14789949.2020.1849359

Death Penalty Information Center. (2022). Murder Rate of Death Penalty States Compared to Non-Death Penalty States. https://deathpenaltyinfo.org/facts-and-research/murder-rates/murder-rate-of-death-penalty-states-compared-to-non-death-penalty-states

.

Forsberg, L., y Douglas, T. (2016). Anti-libidinal interventions in sex offenders: Medical or correctional? Medical Law Review, 24(4), 453-473. Scopus. 10.1093/medlaw/fww003

La Nación. (2022, April 18). Castración química para violadores: qué países la permiten y en qué casos se aplica. https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/castracion-quimica-para-violadores-que-paises-la-permiten-y-en-que-casos-se-aplica-nid18042022/

Lee, J. Y., y Cho, K. S. (2013). Chemical Castration for Sexual Offenders: Physicians’ Views. Journal of Korean Medical Science, 28(2), 171-172. Scopus. 10.3346/jkms.2013.28.2.171

Muramatsu, K., Johnson, D. T., y Yano, K. (2018). The death penalty and homicide deterrence in Japan. Punishment and Society, 20(4), 432-457. Scopus. 10.1177/1462474517706369

Oliphant, S. N. (2022). Estimating the effect of death penalty moratoriums on homicide rates using the synthetic control method. Criminology and Public Policy, 21(4), 915-944. Web of Science. 10.1111/1745-9133.12601

Pastorini, A., Mazzariol, B., Di Luca, A., y Di Luca, N. M. (2020). Chemical castration on convicted sex offenders: On a voluntary or compulsory basis? Medicine and Law, 39(4), 645-664. Scopus. https://acortar.link/RTAp0p 

Radelet, M. L., y Lacock, T. L. (2009). Do executions lower homicide rates?: The view of leading criminologists. The Journal of Criminal Law and Criminology, 99(2), 489-508. https://dpic-cdn.org/production/legacy/DeterrenceStudy2009.pdf

Suárez Moreno, V., Caballero Ñopo, P., Huamán Sánchez, K., y Reyes Puma, N. (2018). Hormonal drug therapy for sexual offenders with paraphilic disorders. Anales de la Facultad de Medicina, 79(3), 233-237. Web of Science. 10.15381/anales.v79i3.15317