EPERIT

Peritaje psicológico en acoso escolar

El acoso escolar o “bullying” es una problemática de la que cada vez las personas son más conscientes de su magnitud y gravedad, así como de las consecuencias desastrosas para las víctimas. Un caso de acoso escolar se puede llevar ante la ley, pero ¿Cómo se puede demostrar? A continuación te hablamos del peritaje psicológico en acoso escolar, algo fundamental en estos casos.

Acoso escolar

Antes de hablar del peritaje psicológico en el contexto judicial de estos casos, primero vamos a hablar sobre qué es el acoso escolar, cifras y consecuencias que produce. 

Según el Ministerio de Educación y FP, un 9,53% de alumnos de Primaria han sufrido acoso escolar, y un 9,2% ciberacoso. Por otra parte, según la UCM, un 6,2% de estudiantes entre cuarto de primaria y cuarto de secundaria han sido víctimas de bullying, aproximadamente 2 víctimas en cada aula de 28 alumnos. Las cifras van variando en función del estudio, pero lo que parece estar claro es que en la mayoría de las aulas mínimo hay una víctima de acoso escolar. 

Hay diversas definiciones y no es objeto de este artículo profundizar en ello. El acoso escolar o bullying se puede entender como conductas desagradables llevadas a cabo por una o varias personas con la intención de hacer daño, que se dan de forma repetida en el tiempo y que ocurren desde una posición desigual de poder. Cuando hablamos de posición desigual de poder hablamos de que en algún aspecto, físico, psicológico o social se da un desequilibrio entre el/los agresor/es, que deja a la víctima indefensa (Inglés Saura et al., 2019).

Esto si se da en el contexto escolar, o relacionado con la escuela, hablamos de acoso escolar. Sin embargo, si se da por ejemplo en actividades extraescolares que nada tienen que ver con el colegio, se podría llamar acoso entre iguales. La única diferencia es que se da en un contexto u otro, pero es lo mismo. 

Además, hay diferentes tipos de conductas de acoso que se llevan a cabo (Inglés Saura et al., 2019):

  • Verbales: están las agresiones verbales directas, como pueden ser los insultos o chantajes, pero luego están las indirectas como por ejemplo, propagar rumores falsos, burlas, apodos desagradables, sarcasmos, etc. Con estas conductas el agresor intenta destruir la autoestima de la víctima. 
  • Sociales: Estas son menos conocidas y más difíciles de identificar pero igual de dolorosas. Con las agresiones sociales lo que se pretende es aislar a la víctima del grupo de compañeros y amigos. Tales conductas podrían ser negar la palabra, ignorar, no querer jugar con la víctima, etc. 
  • Físicas: Estas agresiones tienen como fin último intimidar a la víctima, y pueden consistir en perseguirla, golpearla, empujarla, etc. Otras agresiones físicas son las económicas. Estas consisten en romper, robar o destruir objetos de la víctima. Y también se encuentran en esta categoría las agresiones sexuales, como puede ser contacto no deseado, coacciones, etc. 

Por otra parte, cuando el acoso va más allá de la presencialidad y se traslada a las redes sociales, hablamos de ciberacoso. 

La consecuencias negativas que puede causar en la víctima sufrir acoso, son muchas y es un tema amplio y complejo. Por ello, sólo se van a nombrar brevemente algunas consecuencias. 

En primer lugar, pueden desarrollar problemas de ansiedad y depresivos, la autoestima y la visión que tienen de sí mismos también se ven afectados, pueden llegar a tener estrés postraumático, el rendimiento escolar baja y también pueden tener dificultades para relacionarse con la gente. Además, el impacto no es sólo a corto plazo, sino también a largo plazo. 

En ocasiones, el acoso escolar o ciberacoso puede llevar al suicidio o a su intento. 

Dicho todo esto, vamos a pasar al tema que nos ocupa en este artículo. 

Peritaje psicológico en acoso escolar ¿Es un delito?

El acoso escolar en sí mismo no está tipificado como delito en España. Sin embargo, el acoso consiste en un conjunto de conductas las cuáles sí pueden ser entendidas como delitos, y por lo tanto, es denunciable. Algunos de los delitos que pueden ser compatibles con el acoso escolar son: 

  • De lesiones (Artículo 147)
  • De amenazas (Artículo 169)
  • De coacciones (Artículo 172)
  • De calumnias (Artículo 205)
  • De injurias (Artículo 208)
  • De agresiones sexuales a menores (Artículo181)
  • Contra la integridad moral (Artículo 173)
  • Inducción al sucidio (Artículo 143)
  • De descubrimiento y revelación de secretos (Artículo 197)
  • De pornografía infantil (Artículo 189)

Respecto al delito de pornografía cabe explicar que se entiende como este delito la producción, venta, difusión o simplemente estar en posesión de material sexual en el que un menor de edad participa en una conducta sexual bien explícita y real, o simulada. 

Además, en el caso de que profesores o personas que estén en conocimiento de la situación, no intervengan también puede llegar a ser un delito tipificado como omisión de los deberes en el artículo 450. 

Depende de cada caso particular de acoso o ciberacoso, puede ser que hayan otras conductas que puedan ser otros delitos, para ello lo mejor es poder consultar con especialistas o mínimo el código penal, el cual está disponible aquí

En el caso de que haya éxito en la denuncia de un caso de acoso escolar, las consecuencias van a depender de la edad del acosador o acosadores. Si es menor de 14 años, es inimputable, pero los padres o cuidadores tendrán que responder a lo que el juez pida. 

Si tiene entre 14 y 18 años, no puede ir a la cárcel pero sí recibirá medidas correctoras. Y en el caso de que sea mayor de 18 años es un adulto que se le juzgaría como en el resto de delitos. 

Toda esta información está muy bien, pero nos podemos encontrar ante la situación de que no hay muchas pruebas, y se puede convertir en un caso de “mi palabra contra la suya”. ¿Con el testimonio de la víctima podemos hacer algo? Un peritaje psicológico.

Peritaje psicológico en acoso escolar

En un artículo anterior explicamos lo que era el peritaje psicológico. Para resumirlo brevemente, un peritaje psicológico es un proceso de evaluación psicológica en un contexto judicial, que da como resultado un informe pericial psicológico y que sirve como prueba legal y científica. 

El peritaje psicológico sirve para hacer visible y tangible aspectos psicológicos que no lo son. El objetivo que se persigue con la evaluación pericial va a depender de lo que pida el juez, abogado, fiscal, etc. Aun así, normalmente lo que se suele perseguir con la evaluación psicológica es:

  • El estado psicológico de la víctima, es decir, si hay daño psicológico o no. 
  • Explicar su estado psicológico a partir de su historia de vida y ver si hay un nexo causal con las agresiones que relata. Es decir, poder establecer si el daño psicológico que pueda tener se debe al acoso sufrido. 
  • Credibilidad del testimonio. Esto significa evaluar si el testimonio es creíble o no. 

El peritaje psicológico debe llevarse a cabo por un psicólogo forense. El proceso de evaluación va a consistir en una entrevista, que va a ser diferente en función del aspecto a evaluar. Posteriormente, se deberían aplicar pruebas psicométricas (cuestionarios), primero de psicopatología general (como el SENA), después pruebas más específicas si lo consideramos necesario o incluso propias del acoso escolar para detectarlo. Aquí te dejo un artículo que trata sobre pruebas psicométricas del acoso escolar. 

Peritaje psicológico en acoso escolar: Conclusión

Muchas víctimas no cuentan lo que les está pasando, e incluso si lo cuentan, los progenitores es posible que no sepan qué hacer. Una opción, si el acoso está yendo demasiado lejos y nadie está actuando es denunciarlo. Es posible hacerlo y mediante un peritaje psicológico se puede demostrar ese acoso. 

Aunque popularmente se ha pensado que el acoso escolar no era algo serio, lo es, y debe ser penado, está pasada de moda la idea de que es cosa de niños. De igual forma, también está pasada la moda la idea de que eso de que el daño psicológico no es real, la evaluación psicológica permite refutar esa idea. 

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación y terapia. Además, ofrecemos formación a través de cursos y prácticas y nuestra plataforma de formación especializada en Patreon. También hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

Inglés Saura, C. J., Ruiz-Esteban, C., y Torregrosa, M. S. (Eds.). (2019). Manual para psicólogos educativos. Pirámide.