EPERIT

Peritaje psicológico forense

En muchos casos judiciales nos vemos con la complicada situación de que no hay muchas pruebas que se hayan podido conseguir en el proceso de investigación. Y por desgracia, los aspectos psicológicos no se pueden usar como prueba, sobre todo porque no se pueden probar ¿O sí? Aunque suene complicado de creer, sí es posible. Para ello está el peritaje psicológico forense. 

Desde EPERIT, te hablamos a continuación sobre ello. 

¿Qué es un peritaje psicológico forense?

Un peritaje psicológico es un proceso de evaluación psicológica, y que tiene como objetivo examinar y llegar a una conclusión respecto a lo que el juez ha pedido: “El objeto pericial” (Aunque también pueden venir demandado por parte de seguros, o abogados privados)

Por ejemplo, en un caso de agresión, en el que una persona denuncia una agresión sufrida por el acusado, el juez puede pedir que se evalúe “las capacidades cognitivas y volitivas” del acusado en el momento de la agresión. Esto es evaluar si el agresor, en el momento de la agresión, tenía la capacidad de comprender lo que estaba haciendo y la capacidad de controlar sus actos. 

Cabe destacar que un peritaje psicológico, al ser un proceso de evaluación psicológica, sigue el método científico. Por lo tanto, el informe que se realiza explicando todo el proceso de evaluación, resultados y conclusiones, es una prueba científica en el contexto legal. 

Pero, ¿Todos los peritajes son iguales? Pues como en el derecho hay diferentes tipos de aplicaciones (menores, derecho civil, familiar, penal…etc.) los peritajes se van a adaptar a lo que el juez (o seguros, abogados, etc) exija en cada contexto. 

¿Qué tipos de peritajes psicológicos hay?

Aunque no vamos a profundizar sobre ello, sí que se va a mencionar de forma breve qué opciones de peritajes pueden haber. 

  • Con menores: Informes sobre características de menores, informe con alternativas para reeducación y tratamiento de menores delincuentes, etc. 
  • Derecho familiar: Informe sobre el régimen de visita y custodia más adecuado, informe sobre adopciones, sobre medidas a adoptar con los hijos, etc. 
  • Derecho civil: Evaluación para decidir sobre incapacitaciones, o sobre alteraciones y trastornos que merman la capacidad para tomar decisiones, etc. 
  • Derecho laboral: Evaluación e informe sobre secuelas psicológicas de accidentes laborales, evaluación de la simulación, etc. Con la simulación nos referimos a la “mentira” o exageración, ya que en algunos casos, desde seguros privados se contrata a un psicólogo forense para evaluar si cierto trabajador realmente necesita una baja o no.
  • Derecho penal: Evaluación del estado psicológico de las víctimas, imputabilidad, predicción del riesgo de los imputados, secuelas psicológicas etc. 

Peritaje psicológico forense: Conclusión

Un peritaje psicológico y el informe pericial que se redacta, es una prueba científica y de valor legal como cualquier otra. Es el juez quien tiene el poder para tomar la decisión final, pero en muchos casos el informe pericial psicológico es la única prueba de fuerza que hay y los jueces la tienen muy en cuenta. 

Es un mito la idea de que, por ejemplo, no se pueda probar el daño psicológico. Para ello están los psicólogos forenses, para conectar la psicología con el contexto judicial, y hacer de este sistema legal un lugar más científico y objetivo. 

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y también formación a través de cursos y prácticas. Además de eso, también hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.