EPERIT

Peritaje psicológico en acoso laboral

peritaje psicológico en acoso laboral

Los peritajes psicológicos son evaluaciones psicológicas que se realizan en un contexto judicial. Además, se redacta un informe que refleja todo el proceso de evaluación, y que sirve como prueba. En el blog de EPERIT ya hablamos sobre ello anteriormente, si quieres leerlo completo sólo tienes que pinchar aquí. Los peritajes psicológicos se pueden realizar en multitud de casos, entre ellos, en casos de acoso laboral. Por ello, en el siguiente artículo, vamos a hablar del peritaje psicológico en acoso laboral. 

Acoso laboral: ¿Qué es?

El acoso laboral se define como los sucesos que ocurren de forma sistemática y continuada, en los que una persona experimenta diversos ataques por parte de otros en circunstancias de trabajo y que ponen en riesgo la salud de la persona que lo sufre. (Alcover, 2015)

Dentro del acoso laboral, pueden darse diversas formas de ataque, como medidas organizacionales, entre ellas está el no asignarle tareas, asignarle tareas que no le corresponden, o sobrecarga de trabajo, etc. También puede ser ataques a su interacción con sus compañeros, generando aislamiento por ejemplo. Ataques a la vida personal de la víctima, juzgando aspectos personales. Y otra forma de ataque puede ser la difusión de rumores, u otras más “graves” como agresiones verbales (insultos), físicas o acoso sexual. (Alcover, 2015)

El acoso laboral puede darse por parte de superiores, o por parte de compañeros. De igual forma, el acoso laboral suele tener consecuencias negativas en la víctima:

  • Físicas: problemas gastrointestinales, dolores y tensión muscular, dolores de cabeza, insomnio, etc. 
  • Psicológicas: Menor bienestar, pérdida de concentración, reducción de confianza y autoestima, ansiedad, depresión, síntomas de estrés postraumático, etc. 
  • Relaciones sociales: Las relaciones en el trabajo pueden empeorar, pero no sólo en ese ámbito, sino que en la vida personal de la víctima también pueden verse deterioradas. 
  • Laborales: Reducción de la satisfacción en el trabajo y rendimiento, abandono en la empresa e incluso retirada permanente de la actividad laboral. 

Peritaje psicológico en acoso laboral

Como ya se ha visto, el acoso laboral es algo serio, y denunciable. En muchas ocasiones las víctimas no denuncian por diversos motivos. Puede ser por miedo a las represalias, por miedo a iniciar un procedimiento judicial, por el miedo a que no salga bien, etc. 

Desde la psicología forense, podemos eliminar uno de esos miedos: “¿Y cómo voy a demostrarlo?” Esto suele ser una preocupación frecuente. Sin embargo, los peritajes psicológicos sirven para ello, para hacer visible lo invisible, para mostrar algo intangible, como es el daño psicológico. 

De esa forma, un psicólogo perito forense puede evaluar al denunciante, mediante un peritaje psicológico, el daño psicológico y si este daño es compatible y plausible con el acoso laboral que el denunciante refiere. Y como ya se ha dicho al inicio, un buen informe pericial sirve como prueba de igual forma que cualquier otra. De hecho, a la hora de tomar decisiones judiciales, se suele tener bastante en cuenta, sobre todo si no hay muchas más pruebas. 

Peritaje psicológico en acoso laboral: Conclusión

Es complicado para las víctimas, en la mayoría de los casos, denunciar la situación injusta por la que están pasando. Intervienen muchos factores, siendo uno de ellos el mito de que el daño psicológico no sirve para probar nada, minimizando el daño psicológico. 

Sin embargo, mediante los peritajes psicológicos, la psicología forense lucha contra ese mito, intentando que cada vez se tenga más en cuenta el papel de la psicología en el contexto judicial. 

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y también formación a través de cursos y prácticas. Además de eso, también hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

Referencias

Alcover, C.M (2015) Introducción a la Psicología del Trabajo.
McGraw Hill. España. 468-479

Alteraciones sexuales en víctimas de ASI

Alteraciones sexuales en víctimas de abuso sexual infantil

El abuso sexual infantil (ASI) ha sido, y sigue siendo un tema tabú. Sin embargo, afecta a una gran proporción de niñas y niños. A nivel mundial, aproximadamente 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres afirman haber sido abusados sexualmente cuando eran menores de edad (OMS, 2022). En España, el porcentaje de víctimas ronda entre el 10-20% de la población, porcentajes parecidos alrededor del mundo (Pereda, 2016). En la mayoría de los casos, estos abusos suelen conllevar consecuencias negativas en la víctima, a corto, medio y largo plazo. Sin embargo, hay un tipo de consecuencias de la que no se habla mucho por la estigmatización que conlleva: las sexuales. Por lo tanto, ¿Hay alteraciones sexuales en víctimas de ASI?

Hablamos brevemente de ello a continuación. 

Alteraciones sexuales en víctimas de ASI: Evitación y fobia

Por sentido común se podría intuir que, como consecuencia de una experiencia de abuso sexual, la víctima adquiera una fobia al sexo, no tenga deseo sexual y que, en resumen, evite lo relacionado con el sexo. Pues la verdad es que sí que hay una relación entre ASI y evitación sexual en la adultez (Vaillancourt-Morel et al., 2015) y también con dificultades sexuales (Gewirtz-Meydan y Godbout, 2023).

Sin embargo, el tema es más complejo, ya que no sólo está relacionado con la evitación sexual, sino con la hipersexualidad. ¿De verdad pasa esto? ¿Cómo puede ser? Puede sonar poco lógico, pero a continuación te respondemos a esas preguntas. 

Alteraciones sexuales en víctimas de ASI: Hipersexualidad

A corto plazo, los niños/as abusados/as pueden mostrar conductas sexualizadas que no son normales para su edad y etapa evolutiva (Pereda, 2023; Fundación ANAR, 2020, 82-86). También masturbación compulsiva (Fundación ANAR, 2020, 82-86).

Por otro lado, a largo plazo también se ha visto una asociación entre ser víctima de ASI y compulsividad sexual (Vaillancourt-Morel et al., 2015; Reis et al., 2023; Slavin et al., 2020).

Relacionado con eso, también hay una relación con las conductas sexuales de riesgo (Messman-Moore et al., 2010; Abajobir et al., 2017).Estas conductas son definidas como mantener relaciones con alguien que no conoces apenas, bajo la influencia de drogas, sin protección frente al embarazo, sin protección frente a las ETS, etc. Estas conductas sexuales de riesgo a la misma vez, aumentan la probabilidad de volver a sufrir victimización en la adultez (Messman-Moore et al., 2010).

Además, la hipersexualidad no sólo está relacionada con el abuso y trauma sexual, sino también se ha visto asociada con el trauma en general (Fontanesi et al., 2021; Gewirtz-Meydan, 2022).

¿Y por qué? Esta es la pregunta que nos podemos plantear. Esa pregunta en psicología no suele tener una única y fácil respuesta. Aún así, vamos a intentarlo, hablando sobre las variables moderadoras que hay entre medias de la relación de alteraciones sexuales en víctimas de ASI. 

Alteraciones sexuales en víctimas de ASI: Variables mediadoras

Se han encontrado multitud de variables moderadoras en esa relación. Por ejemplo, en un estudio se encontró que la depresión actuaba como variable mediadora entre la victimización por ASI y la compulsividad sexual en hombres (Reis et al., 2023), aunque también en mujeres (Fontanesi et al., 2021). También la culpa se ha visto como variable mediadora entre trauma en general e hipersexualidad (Fontanesi et al., 2021).

Además, el consumo de alcohol se ha encontrado que media en parte esta relación (Marshall, 2023). Siguiendo en esta línea, parece que la desregulación emocional es un importante factor mediador de la relación entre ASI e hipersexualidad, aunque no se limita sólo a este tipo de abuso (Messman-Moore et al., 2010). La desregulación emocional puede llevar a conductas sexuales de riesgo, o conductas poco insalubres como el consumo de alcohol y estas a la misma vez, llevar a la hipersexualidad. 

Entonces, dicho esto, parece que lo que hay entre medias de sufrir abusos y mostrar hipersexualidad a largo plazo son problemas emocionales, que impactan tanto de forma directa en las conductas hipersexuales, como de forma indirecta a través de conductas de riesgo. 

Sin embargo, podemos ir más allá ¿Por qué unas personas desarrollan aversión al sexo y otras hipersexualidad? ¿Qué pasa en la mente para que se tome un camino u otro? Vamos a hablar de ello a continuación.  

Visión de la realidad y autoconcepto

Lo que se ha encontrado es que sufrir abusos sexuales en la infancia distorsiona la visión que tienes de la realidad, el autoconcepto (visión de uno mismo) y las capacidades afectivas. ¿Cómo? Pues el sufrir ASI conlleva 4 factores que podrían causar esa distorsión y daño traumático (Finkelhor y Browne, 1985, citado en Collin-Vézina et al., 2013):

  • Sexualización traumática: La sexualidad de las víctimas se ve distorsionada por una experiencia que no debería haber pasado; el abuso sexual. 
  • Traición: Esto es la pérdida de confianza en el abusador, ya que el 84% de los abusadores son conocidos por la víctima (Save The Children, 2021). También se puede sentir la traición debido a que la gente en quién la víctima confiaba, no le han protegido del abuso o apoyado en el momento de la revelación. 
  • Falta de control/poder: La víctima en el momento del abuso experimenta una falta de poder sobre la situación, de hecho, se pueden sentir dominados por el abusador. De esa manera, la víctima percibe que no puede hacer nada para evitar o salir de esa situación de daño y amenaza. 
  • Estigmatización: Se refiere a falsas creencias y percepciones que interioriza la víctima sobre sí misma y lo ocurrido, que son causadas por la manipulación del abusador o por la actitud negativa de la sociedad hacia estos hechos. De esta forma, la víctima termina percibiendo que es culpable o responsable de lo que le ha ocurrido. 

Esto es lo que pasa de forma interna en gran parte de las víctimas de ASI. Entonces, ¿Cómo puede llevar esto a las alteraciones sexuales? Y de nuevo está la pregunta de ¿Y por qué unas víctimas desarrollan aversión y otras todo lo contrario? Se va a explicar a continuación a través de una interesante hipótesis. 

Según Aaron, a partir de una revisión realizada en 2012, lo que va determinar si la problemática sexual en víctimas de ASI va a ser por aversión, o por compulsividad, va a ser la percepción de uno mismo, del suceso y del abusador. Antes de empezar a explicar esta hipótesis, cabe destacar que no todas las víctimas de ASI sufren alteraciones sexuales, esto depende de múltiples factores protectores y del abuso. 

Un niño/a abusado/a, una vez que ha sufrido el abuso, y que ha percibido lo que ha pasado como algo incómodo, desagradable o malo, puede ser que el foco de maldad percibida y culpabilidad se ponga o en el abusador, o en uno mismo. Y esto va a venir condicionado por los mensajes que la víctima recibe del entorno. De esa forma, si el menor percibe el acto sexual y al abusador como lo malo, va a desarrollar con el tiempo una “fobia”, aversión, evitación al sexo o a los hombres (en el caso de que el agresor sea hombre, que suele ser en la mayoría de los casos).

Sin embargo, si es el niño/a el que se ve a sí mismo como el malo, culpable de lo que ha ocurrido, esa visión se va a incorporar a su autoconcepto y con el tiempo va a expresar esa “maldad” percibida de sí mismo mediante una especie de recreación de lo ocurrido. (compulsividad sexual)

El autor lo explica con una metáfora que lo ejemplifica muy bien.

Si una araña muerde a alguien, y la araña es vista como una criatura repulsiva por la sociedad, la gente y por la víctima de la mordedura, esta persona mordida pondrá el foco de “esto está mal” en la araña, ya que la araña es una criatura vista como mala. De esta forma, la persona desarrollará miedo a las arañas, pero porque la visión que se tiene de la araña es que es una criatura mala y temible. (Aaron, 2012)

Sin embargo, si viviéramos en una sociedad y en un entorno en el que las arañas fueran criaturas queridas, valoradas, amadas y vistas como criaturas maravillosas, si una araña muerde a una persona, el razonamiento más probable de la persona sería: “Pues si la araña es tan buena y me ha mordido, será porque hay algo malo en mí que ha hecho que me muerda”, de manera que el foco de “maldad” ya no está en la araña, sino en la visión de uno mismo, en el autoconcepto. En este segundo caso, la consecuencia a largo plazo no sería la fobia, puesto que la araña no es vista como algo que temer, sino la recreación de la situación vivida para expresar esa visión de uno mismo, para tratar de obtener dominio sobre lo ocurrido y reducir esa sensación de “hay algo malo en mí”. (Aaron, 2012)

Pues si sustituimos la araña por un/a abusador/a, tendríamos lo que ocurre, según esta hipótesis, en las víctimas de ASI. Por ejemplo, en niños muy pequeños, abusados por una persona muy querida tanto por la víctima como por el entorno, que no aparenta ser una mala persona, puede pasar lo descrito en el segundo caso. En este ejemplo, el niño seguramente no piense que el abusador es mala persona, sino lo más probable es que piense que si lo que está pasando (el abuso) le resulta molesto, incómodo y desagradable es porque hay algo malo en él mismo (Aaron, 2012).

Sin embargo, en adolescentes, que tienen un nivel madurativo más alto, es menos probable que ocurra ese razonamiento (aunque no imposible), ya que la persona es un poco más madura como para percibir que realmente la culpa la tiene el abusador. Sin embargo, no sólo depende de la edad, sino también de los mensajes que reciben las víctimas de la sociedad y de su entorno: Si a un víctima no se la cree, se la culpabiliza, se minimiza o niega lo que le ha ocurrido, también es más probable que esa víctima piense “hay algo malo en mí” (Aaron, 2012).

Conclusiones

La hipótesis manejada, es compatible con los otros hallazgos, ya que la hipótesis plantea que el origen de las alteraciones sexuales está en la visión (alterada) de la realidad y eso encaja con los factores traumáticos del ASI explicados anteriormente. También encaja con el hecho de que esa distorsión puede llevar a alteraciones emocionales, y estas a la misma vez a conductas sexuales disfuncionales. 

Este artículo pone de manifiesto la complejidad que conlleva en muchos casos sufrir abusos, entre ellos abuso sexual. En estos asuntos, no debemos dejarnos llevar por el “sentido común” y la “lógica” ya que eso puede llevar a creencias erróneas. Y estas creencias erróneas, estigmatizan y revictimizan a aquellas víctimas que no encajan en el prototipo de víctima en el que pensamos por sentido “común”, como por ejemplo aquella víctima que se hipersexualiza.

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y también formación a través de cursos y prácticas. Además de eso, también hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

Alteraciones sexuales en víctimas de ASI: Referencias

Aaron, M. (2012). The Pathways of Problematic Sexual Behavior: A Literature Review of Factors Affecting Adult Sexual Behavior in Survivors of Childhood Sexual Abuse. Sexual Addiction & Compulsivity: The Journal of Treatment & Prevention, 19(3), 199-218. http://dx.doi.org/10.1080/10720162.2012.690678 

Abajobir, A. A., Kisely, S., Maravilla, J. C., Williams, G., y Najman, J. M. (2017). Gender differences in the association between childhood sexual abuse and risky sexual behaviours: A systematic review and meta-analysis. Child Abuse & Neglect, 63, 249-260. Scopus. 10.1016/j.chiabu.2016.11.023

Collin-Vézina, D., Daigneault, I., y Hébert, M. (2013). Lessons learned from child sexual abuse research: prevalence, outcomes, and preventive strategies. Child & Adolescent Psychiatry & Mental Health, 7(22), 1-9. PubMed. 10.1186/1753-2000-7-22

Fontanesi, L., Marchetti, D., Limoncin, E., Rossi, R., Nimbi, F. M., Mollaioli, D., Sansone, A., Colonnello, E., Simonelli, C., Di Lorenzo, G., Jannini, E. A., y Ciocca, G. (2021). Hypersexuality and Trauma: a mediation and moderation model from psychopathology to problematic sexual behavior. Journal of Affective Disorders, 281, 631-637. Scopus. 10.1016/j.jad.2020.11.100

Fundación ANAR. (2020). Abuso Sexual en la Infancia y la Adolescencia según los afectados y su evolución en España (2008-2019). https://acortar.link/JkVoX7 

Gewirtz-Meydan, A. (2022). Traumatized Sexuality: Understanding and Predicting Profiles of Sexual Behaviors Using Childhood Abuse and Trauma Measures. Child Maltreatment. Scopus. 10.1177/10775595221148425

.

Gewirtz-Meydan, A., y Godbout, N. (2023). Between pleasure, guilt, and dissociation: How trauma unfolds in the sexuality of childhood sexual abuse survivors. Child Abuse & Neglect, 141. Scopus. 10.1016/j.chiabu.2023.106195

Marshall, E. (2023). Sexual Victimization and Hypersexuality in College Women: Examining Alcohol Use as a Potential Mediator. Social Sciences-Basel, 12(12), 1-13. Web of Science. https://doi.org/10.3390/socsci12120654 

Messman-Moore, T. L., Walsh, K. L., y DiLillo, D. (2010). Emotion dysregulation and risky sexual behavior in revictimization. Child Abuse & Neglect, 34(12), 967-976. PubMed. 10.1016/j.chiabu.2010.06.004

Organización Mundial de la Salud (OMS). (2022). Maltrato infantil. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/child-maltreatment 

Pereda, N. (2016). ¿Uno de cada cinco?: Victimización sexual infantil en España. Papeles del Psicólogo, 37(2), 126-133.

Pereda, N. (2023). Victimización sexual en la primera infancia: Una revisión narrativa de aspectos clínicos. Papeles del Psicólogo, 44(1), 15-21. https://doi.org/10.23923/pap.psicol.3006 

Reis, S. C., Park, K. E., Dionne, M. M., Kim, H. S., y Scanavino, M. D.T. (2023). Symptoms of depression (not anxiety) mediate the relationship between childhood sexual abuse and compulsive sexual behaviors in men. Brazilian Journal of Psychiatry, 45(1). Web of Science. 10.47626/1516-4446-2022-2584

Save The Children. (2021). Los abusos sexuales hacia la infancia en España.

Slavin, M. N., Blycker, G. R., Potenza, M. N., Böthe, B., Demetrovics, Z., y Kraus, S. W. (2020). Gender-related differences in associations between sexual abuse and hypersexuality. Journal of Sexual Medicine, 17(10), 2029-2038. APA PsycInfo. https://doi.org/10.1016/j.jsxm.2020.07.008 

Vaillancourt-Morel, M. P., Godbout, N., Labadie, C., Runtz, M., Lussier, Y., y Sabourin, S. (2015). Avoidant and compulsive sexual behaviours in male and female survivors of childhood sexual abuse. Child Abuse & Neglect, 40, 48-59. Elsevier. https://doi.org/10.1016/j.chiabu.2014.10.024 

Peritaje psicológico forense

peritaje psicológico EPERIT

En muchos casos judiciales nos vemos con la complicada situación de que no hay muchas pruebas que se hayan podido conseguir en el proceso de investigación. Y por desgracia, los aspectos psicológicos no se pueden usar como prueba, sobre todo porque no se pueden probar ¿O sí? Aunque suene complicado de creer, sí es posible. Para ello está el peritaje psicológico forense. 

Desde EPERIT, te hablamos a continuación sobre ello. 

¿Qué es un peritaje psicológico forense?

Un peritaje psicológico es un proceso de evaluación psicológica, y que tiene como objetivo examinar y llegar a una conclusión respecto a lo que el juez ha pedido: “El objeto pericial” (Aunque también pueden venir demandado por parte de seguros, o abogados privados)

Por ejemplo, en un caso de agresión, en el que una persona denuncia una agresión sufrida por el acusado, el juez puede pedir que se evalúe “las capacidades cognitivas y volitivas” del acusado en el momento de la agresión. Esto es evaluar si el agresor, en el momento de la agresión, tenía la capacidad de comprender lo que estaba haciendo y la capacidad de controlar sus actos. 

Cabe destacar que un peritaje psicológico, al ser un proceso de evaluación psicológica, sigue el método científico. Por lo tanto, el informe que se realiza explicando todo el proceso de evaluación, resultados y conclusiones, es una prueba científica en el contexto legal. 

Pero, ¿Todos los peritajes son iguales? Pues como en el derecho hay diferentes tipos de aplicaciones (menores, derecho civil, familiar, penal…etc.) los peritajes se van a adaptar a lo que el juez (o seguros, abogados, etc) exija en cada contexto. 

¿Qué tipos de peritajes psicológicos hay?

Aunque no vamos a profundizar sobre ello, sí que se va a mencionar de forma breve qué opciones de peritajes pueden haber. 

  • Con menores: Informes sobre características de menores, informe con alternativas para reeducación y tratamiento de menores delincuentes, etc. 
  • Derecho familiar: Informe sobre el régimen de visita y custodia más adecuado, informe sobre adopciones, sobre medidas a adoptar con los hijos, etc. 
  • Derecho civil: Evaluación para decidir sobre incapacitaciones, o sobre alteraciones y trastornos que merman la capacidad para tomar decisiones, etc. 
  • Derecho laboral: Evaluación e informe sobre secuelas psicológicas de accidentes laborales, evaluación de la simulación, etc. Con la simulación nos referimos a la “mentira” o exageración, ya que en algunos casos, desde seguros privados se contrata a un psicólogo forense para evaluar si cierto trabajador realmente necesita una baja o no.
  • Derecho penal: Evaluación del estado psicológico de las víctimas, imputabilidad, predicción del riesgo de los imputados, secuelas psicológicas etc. 

Peritaje psicológico forense: Conclusión

Un peritaje psicológico y el informe pericial que se redacta, es una prueba científica y de valor legal como cualquier otra. Es el juez quien tiene el poder para tomar la decisión final, pero en muchos casos el informe pericial psicológico es la única prueba de fuerza que hay y los jueces la tienen muy en cuenta. 

Es un mito la idea de que, por ejemplo, no se pueda probar el daño psicológico. Para ello están los psicólogos forenses, para conectar la psicología con el contexto judicial, y hacer de este sistema legal un lugar más científico y objetivo. 

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y también formación a través de cursos y prácticas. Además de eso, también hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

¿Son los agresores enfermos mentales?

agresores enfermos mentales

En España, uno de los motivos principales que la gente piensa que podría estar detrás de que un hombre agreda sexualmente a una mujer es que tenga problemas mentales. (CIS, 2023) Entonces, ¿Son los agresores enfermos mentales? En este artículo intentaremos dar respuesta a esta pregunta. 

Trastornos: Agresores como enfermos mentales

Dentro de la delincuencia sexual, sí que se ha visto una mayor presencia de ciertos trastornos en estos delincuentes en comparación con la población normal. Pero, ¿Qué trastornos? Pues en agresiones sexuales a menores, trastornos parafílicos, y en agresiones sexuales a adultos, trastornos de personalidad, específicamente trastorno de personalidad antisocial. (Eher et al., 2019; Hoerburger y Habermeyer, 2020; Cardona et al., 2020)

Dentro de los trastornos parafílicos, se encuentra la pedofilia, que sí está bien establecido que es una desviación sexual y un trastorno mental (APA, 2013) Pero, ¿Qué es eso del trastorno de personalidad antisocial? 

Para empezar, un trastorno de personalidad se define como: “un patrón permanente de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto; se trata de un fenómeno generalizado y poco flexible, estable en el tiempo, que tiene su inicio en la adolescencia o en la edad adulta temprana y que da lugar a un malestar o deterioro.” (APA, 2013). De esa manera, todos tenemos ciertas características de personalidad que si se llevan a un extremo, se puede considerar trastorno de personalidad. 

¿Y el trastorno de personalidad antisocial? Pues es un patrón de comportamientos irrespetuosos hacia los derechos de los demás. De esa forma, las personas con este trastorno pueden caracterizarse por incumplir las leyes, engañar repetidamente, impulsividad y agresividad, irresponsabilidad con sus acciones y no tener remordimientos de sus acciones, entre otras cosas (APA, 2013). 

El diagnóstico de este trastorno plantea problemas puesto que se solapa con la criminalidad común. (Frances, 2020) Por lo tanto, ¿Qué sentido tiene? ¿Qué información que no se sabía aporta a la persona cuando es diagnosticada? Además, un diagnóstico de este trastorno no impide la encarcelación (Frances, 2020) debido a que las personas con estos trastornos saben lo que están haciendo, están en contacto con la realidad.  

Por lo que la idea de que los agresores son enfermos mentales, entre ellos los sexuales, como si fueran personas idas de sí mismas y “extrañas”, se tambalea. ¿Qué argumentos hay en contra de esta idea?

Agresores como enfermos mentales: Qué dicen los expertos

El 5% de los maltratadores tienen enfermedades mentales. Respecto a agresiones sexuales sólo un 1% tienen alguna patología mental. Esto lo afirma la psiquiatra Josefina Pérez. Además, afirma que tener actitudes y formas de pensar pervertidas y crueles no tiene una relación con la biología de forma directa. (Pérez, 2023)

De hecho, según el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría y Salud (SEPSM), son las víctimas de la violencia las que desarrollan más frecuentemente diferentes trastornos mentales. (Carrasco, 2023)

¿Entonces qué hace que una persona actúe de forma horrible y violenta? Ciertamente, esa es la gran pregunta, a la que no hay una respuesta fácil. Hay muchos factores implicados, algunos de los cuáles vamos a mencionar. 

Personalidad

Antes de adentrarnos en la personalidad de agresores, cabe explicar previamente aquello de lo que se va a hablar, para que se pueda entender. 

¿Qué es la psicopatía? Pues no hay un concepto claro y con el consenso de todos los profesionales. A pesar de ello, sobre lo que sí hay consenso es en el hecho de que cuando hablamos de psicopatía hablamos de personalidad, no de trastorno, la psicopatía no es un trastorno.

Las características de la psicopatía son una baja empatía y ansiedad, frialdad afectiva, impulsividad y propensión al aburrimiento y falta de remordimientos. (Aguilar Cárceles, 2017; González, 2015) La gente tiene asociada la idea de una persona psicópata como una persona violenta y anormal que encajaría con la descripción que hemos hecho del TAP, pero la realidad va más allá de eso. (Barbosa-Torres et al., 2022) De hecho, es destacable que menos del 25% de las personas con TAP cumplen las características de la psicopatía. (Sarteschi, 2016 en Aguilar Cárceles, 2017)

La realidad es que existe lo que se llama psicopatía subclínica, es decir, personas que tienen rasgos psicopáticos y viven en la sociedad aparentemente adaptados (Aguilar Cárceles, 2017; González, 2015). También es súper importante entender que no todas las personas con rasgos psicopáticos serán delincuentes. (Dutton, 2012 en Aguilar Cárceles, 2017)

Si juntamos la psicopatía, con el narcisismo y el maquiavelismo, que son otros dos rasgos de personalidad, tenemos la Triada Oscura de la Personalidad (González, 2015). Asimismo, personas con estos rasgos tienden a ser insensibles, egoístas y maliciosos en sus relaciones con el resto (González, 2015). No se va ahondar en estas características pero para mejorar el entendimiento se va a hacer una pequeña definición: El narcisismo se caracteriza por la percepción de ser “superior”, de manera que se busca ser admirado. Por otra parte, el maquiavelismo se caracteriza más por ser cínico y manipulador, con el fin de conseguir el éxito. (González, 2015)

Además, de forma relativamente reciente, se incorporó a este conjunto, el rasgo de sadismo, pasando a llamarse Tétrada Oscura. Este rasgo de personalidad se basa en el disfrute del sufrimiento de otra persona. (Chabrol et al., 2015 en Tetreault et al., 2021)

La tétrada oscura está relacionada con cometer actos violentos en la pareja, y en general. Sobre todo la psicopatía subclínica. (Tetreault et al., 2021)

También los otros rasgos están relacionados con la agresión (Jain et al., 2022),  pero se destaca sobre todo la psicopatía subclínica. 

De esta forma, hay una relación clara entre cometer actos violentos y ciertos rasgos de personalidad que no llegan a considerarse trastornos. Aún así, que los agresores tengan cierta personalidad, no los convierte en enfermos mentales. Como ya se ha dicho, hay muchas personas con rasgos psicopáticos que no son delincuentes.

Otros aspectos implicados en las agresiones

Claramente, la personalidad no es lo único que afecta a que se den agresiones. El psiquiatra Manuel Martín Carrasco, presidente de la SEPSM mencionado anteriormente, habla de que hay otros factores que no tienen que ver con los mentales, que afectan profundamente. Estos factores son los sociales, como por ejemplo los valores en los que son educados las personas. (Carrasco, 2023)

Relacionado con esto, están las distorsiones cognitivas. 

Una distorsión cognitiva es un error en el razonamiento y pensamiento (Gilbert, 1998). 

Pues los agresores sexuales presentan distorsiones cognitivas contra las mujeres, entre ellas, echar la culpa a la víctima, evasión de la responsabilidad  y minimización. Además, estas distorsiones no son específicas de una cultura de ciertos países, sino que van más allá. (Hazama y Katsuta, 2019) 

Hemos hablado anteriormente de los rasgos de personalidad de la psicopatía, narcisismo, maquiavelismo y sadismo. Se puede llegar a pensar que las personas con estos rasgos, nacen así, son personas que “han nacido malas” y son “seres malignos de otro mundo”. 

La realidad es que la personalidad se construye durante la infancia sobre todo, y también durante la adolescencia. De esta manera, este proceso, se ve influido por factores biológicos, pero también influencias del entorno, como la crianza que se recibe. 

De hecho, hay una relación significativa entre sufrir rechazo parental de ambos padres, el castigo, el control y la sobreprotección, con el maquiavelismo, narcisismo y la psicopatía. (Yendell et al., 2023)

También relacionado con todo esto, cabe mencionar que la experiencia de sufrir violencia tiene una fuerte relación con realizar actos violentos en el futuro. De hecho, en EPERIT tenemos un artículo sobre ello, que si te interesa leer, puedes verlo pinchando aquí

Conclusiones ¿Son los agresores enfermos mentales?

Después de todo esto, se puede concluir que no, en líneas generales los agresores no son enfermos mentales. En el caso de que sean diagnosticados, la gran mayoría de diagnósticos que se reciben son de Trastorno de Personalidad Antisocial. Y como hemos visto, este trastorno muestra problemas a la hora de abordarlo conceptualmente y se solapa con la criminalidad común. 

Por lo que tiene mucho más sentido el hecho de que aquellas personas que agreden lo hagan porque se ha dado un cúmulo de influencias.  Entre ellas, factores de personalidad, aprendizajes, distorsiones cognitivas y experiencias de vida que han conducido a esa persona a actuar de esa forma. Y cabe recalcar que los rasgos de personalidad mencionados anteriormente, no sólo están presentes en personas que agreden y son delincuentes, también se encuentra en personas que pasan desapercibidas.

Claramente van a haber casos que sí que presenten otros trastornos. De hecho, como hemos mencionado anteriormente, en casos de abuso de menores, sí que se diagnostica frecuentemente la pedofilia, lo cual es un trastorno que puede ser objeto de debate en otro artículo. 

Después de toda esta información, cabría pensar que realmente la mayoría de personas que cometen actos horribles, son personas igual que el resto. No son “monstruos” o “seres enfermos”. Aunque es una idea complicada de procesar, así es la realidad.

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y también formación a través de cursos y prácticas. Además de eso, también hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

Referencias

¿Son los agresores enfermos mentales?

Aguilar Cárceles, M. M. (2017). La inadecuada identificación de la psicopatía con el trastorno antisocial de la personalidad. Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología, (19-13), 1-40.

American Psychiatric Association. (2013). Manual Diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-5 (Quinta edición ed., Vol. 5). Editorial medica panamericana.

Barbosa-Torres, C., Guerrero-Molina, M., Moreno-Manso, J. M., Garcia-Baamonde, M. E., y Bueso-Izquierdo, N. (2022). Profile of Subclinical Psychopathy in Spanish University Students. International Journal of Environmental Research and Public Health, 19(13). Web of Science. 10.3390/ijerph19137607 

Cardona, N., Berman, A. K., Sims-Knight, J. E., y Knight, R. A. (2020). Covariates of the Severity of Aggression in Sexual Crimes: Psychopathy and Borderline Characteristics. Sexual Abuse – A Journal of Research and Treatment, 32(2), 154-178. Web of Science. 10.1177/1079063218807485 

Centro de Investigaciones Sociológicas. (2023). ENCUESTA SOBRE CUESTIONES DE ACTUALIDAD: LA VIOLENCIA SEXUAL CONTRA LAS MUJERES AVANCE DE RESULTADOS. https://datos.cis.es/pdf/Es3393marMT_A.pdf 

Eher, R., Rettenberger, M., y Turner, D. (2019). The prevalence of mental disorders in incarcerated contact sexual offenders. Acta Psychiatrica Scandinavica, 139(6), 572-581. Web of Science. 10.1111/acps.13024 

Frances, A. (2020). Misuse of Diagnostic and Statistical Manual Diagnosis in Sexually Violent Predator Cases. Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law, 48(2), 191-194. Web of Science. 10.29158/JAAPL.200020-20 

Gilbert, P. (1998). The evolved basis and adaptive functions of cognitive distortions. British Journal of Medical Psychology, 71, 447-463.

González, F. R. (2015). La tríada oscura de la personalidad: maquiavelismo, narcisismo y psicopatía. Una mirada evolutiva. Revista Criminalidad, 57(2), 253-265.

Hazama, K., y Katsuta, S. (2019). Cognitive Distortions Among Sexual Offenders Against Women in Japan. Journal of Interpersonal Violence, 34(16), 3372-3391. PubMed. 10.1177/0886260516669544

Hoerburger, T. A., y Habermeyer, E. (2020). Connections between paraphilic disorders, personality disorders and sexual delinquency. Forensic Psychiatrie Psychologie Kriminologie, 14(2), 149-157. Web of Science. 10.1007/s11757-020-00597-x

Jain, N., Kowalski, C. M., Johnson, L. K., y Saklofske, D. H. (2022). Dark thoughts, dark deeds: An exploration of the relationship between the Dark Tetrad and aggression. Current Psychology, 42(21), 18017-18032. Web of Science. 10.1007/s12144-022-02993-4

Pérez, J., y Carrasco, M. M. (2023). Psiquiatría rebate al CIS: `El agresor sexual no es un enfermo mental. Psiquiatria.com. https://psiquiatria.com/psicologia-general/psiquiatria-rebate-al-cis-el-agresor-sexual-no-es-un-enfermo-mental/ 

Tetreault, C., Bates, E. A., y Bolam, L. T. (2021). How Dark Personalities Perpetrate Partner and General Aggression in Sweden and the United Kingdom. Journal of Interpersonal Violence, 36(9-10), 4743-4767. Web of Science. 10.1177/0886260518793992

Yendell, A., Clemens, V., Schuler, J., y Decker, O. (2023). What makes a violent mind? The interplay of parental rearing, dark triad personality traits and propensity for violence in a sample of German adolescents. PLoS ONE, 18(1). Scopus. 10.1371/journal.pone.0268992

Elaboración y redacción de informe psicológico forense penal

elaboración y redacción de informe psicológico forense penal

Taller aplicado de elaboración y redacción de informe psicológico forense penal

Si eres un profesional de la psicología jurídica y forense (o estás interesada/o en ello) y quieres especializarte en el ámbito penal, desde EPERIT ofrecemos un taller de elaboración y redacción del informe psicológico forense penal. 

Tiene un enfoque aplicado y práctico por lo que te servirá totalmente para el ámbito laboral. Además está impartido por dos grandes profesionales, si te interesa saber más te contamos a continuación. 

Docentes

Esta es la cuarta edición del taller de elaboración y redacción de informes psicológicos forense penal y se incorpora como docente Jazmine López

Ella estudió el máster en psicología forense y penitenciaria en la Universidad autónoma de Madrid. Además de psicóloga forense, es coordinadora de parentalidad y formadora.

Además, también lo impartirá Elena Flores, directora d’EPERIT, perito forense de oficio y privada, psicóloga sanitaria formada en trauma, victimóloga y profesora universitaria. 

Contenidos del taller de elaboración y redacción del informe psicológico forense penal

Hay muchos contenidos en este taller. Algunos de ellos son:

  • Diferencias del peritaje penal con respecto a otras ramas. 
  • Consideraciones éticas y contextos penales. 
  • Modelo de informe pericial y objetos de pericial más comunes. 
  • Diferencias entre evaluación de víctima y agresor
  • Metodología: entrevistas de evaluación y pruebas psicométricas. 
  • Redacción y organización del informe. 
  • Discusión de casos reales. 

Hay más contenidos que puedes consultar en redes sociales pinchando aquí

Otras características de este taller aplicado

Este taller de elaboración y redacción del informe psicológico forense penal se va a realizar el miércoles 20 de diciembre de 2023 a las 12:00h. Tiene una duración de 2 horas, se realizará a través de Google Meet y la grabación del taller estará disponible durante un mes. 

El precio del taller es de 45 euros, pero si estás suscrito en la especialidad de EPERIT House no tienes que pagar nada extra a la suscripción mensual, ya que se incluye ahí. ¿Sabes lo que es EPERIT House?

EPERIT House es un hogar virtual con documentos y formación de psicología forense, jurídica y victimología, donde cada mes se incluye contenido nuevo. Hay diferentes niveles:

  •  La opción gratuita: contenido básico, guías, protocolos, eventos, etc. 
  • La opción intermedia: Además de lo anterior se añade contenido científico propio, acceso anticipado a ciertos proyectos, etc. 
  • La especialidad: Además de lo anterior se añade charlas, talleres, cursos, supervisiones personalizadas, etc. 

Si quieres saber más sobre EPERIT House pincha aquí. También puedes saber más desde redes sociales.

Contacto

Todo lo que se hace desde EPERIT se hace con cariño y mucho esfuerzo. Si quieres inscribirte para este taller puedes hacerlo clicando aquí. En el caso de que no puedas inscribirte este año, el año que viene se sacará la siguiente edición, por lo que si estás interesada/o en saber cuándo saldrá, contacta con EPERIT a través de esta página web o redes sociales.

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y también formación a través de cursos y prácticas. Además de eso, también hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

Pena de muerte y castración química: ¿Qué beneficios trae?

pena de muerte y castración química

En el mundo ocurren muchos sucesos trágicos que pueden ser incomprensibles y difíciles de procesar por las personas. Cuando ocurre algo así, es muy común escuchar a personas decir: “Deberían recibir la pena de muerte, se lo merecen” “A ese lo deberían castrar” “No sé por qué han quitado la pena de muerte, así se haría justicia”. Incluso hay personas que piensan que si siguen habiendo delitos graves, es porque no se castiga lo suficientemente duro, sin pena de muerte o castración química. Pero ¿Realmente estas penas traen beneficios para la sociedad? 

¿Dónde se realiza la pena de muerte y castración química?

Son 55 países los que tienen la pena de muerte para delitos comunes. Países como Afganistán, Cuba, Estados Unidos, Jordania…etc. Los países en los que se dieron la mayoría de las ejecuciones en 2022 fueron primero China, Irán, Arabia Saudí, Irak y Egipto. 

Por otra parte, 23 países mantienen la pena capital en la práctica para diferentes delitos, pero se podrían considerar abolicionistas en la práctica, ya que en los últimos 10 años no han ejecutado a nadie. Algunos países son Argelia, Corea del Sur, Marruecos, Rusia…etc. 

 Y en nueve países sólo se lleva a cabo ante ciertos delitos. Algunos países son Brasil,Chile, Guatemala, Perú…etc. (Amnistía Internacional, 2023)

Respecto a la castración química, son siete países donde está permitida la castración química: algunos estados de Estados Unidos, Rusia, Polonia, Corea del Sur, Indonesia, Moldavia y Estonia. (La Nación, 2022)

Empezaremos con la pena de muerte y luego con la castración química, ¿Qué evidencia hay de que la pena de muerte sirve para evitar que hayan más delitos y crímenes?

Pena de muerte: ¿Sirve?

En 2008 se hicieron diferentes preguntas a 94 criminólogos considerados expertos, sobre el efecto de disuasión para cometer más delitos causado por la pena de muerte. Además, estas preguntas también fueron hechas en 1996 a otro grupo de expertos y querían ver cuánto había cambiado la opinión. Para empezar, se encontró que no habían diferencias significativas entre las respuestas de 1996 y 2008. Y se concluyó que el consenso entre criminólogos es que la pena de muerte no añade o genera ningún efecto significativo de disuasión en el encarcelamiento a largo plazo. (Radelet y Lacock, 2009) 

En una revisión se concluyó que la literatura científica sobre si la pena de muerte sirve para disuadir no es concluyente. Además, los artículos que sí encontraron una relación significativa y fuerte tienen grandes problemas metodológicos en sus investigaciones. De esa forma, plantean que hay problemas metodológicos para su investigación y que no se puede confirmar que haya un efecto disuasorio. (Chalfin et al., 2013) 

También, en investigaciones más recientes, se ha visto por ejemplo que ni las sentencias de muerte ni las ejecuciones sirven para desalentar el homicidio o el robo con homicidio en Japón. (Muramatsu et al., 2018) 

De hecho, se ha visto que, en 11 países analizados, la abolición de la pena de muerte se relacionó (en promedio) con una reducción en los homicidios (Abdorrahman Boroumand Center, 2018). Y estudiando también las tasas de homicidios en los diferentes estados de EEUU que tienen o no tienen pena de muerte, se ve que los homicidios en los estados sin pena de muerte se ha mantenido más bajos que en los estados con pena de muerte, y la diferencia lleva aumentando desde 1990. (Death Penalty Information Center, 2022).  

Siguiendo con Estados Unidos, en 4 estados, se observó que las moratorias sobre la pena capital tampoco dieron una reducción significativa en las tasas de homicidios. (Oliphant, 2022)

Y por último, cabe mencionar una revisión actual. Afirma que la teoría de que la pena capital sirve para disuadir es inestable ya que las tasas de los crímenes muestran un apoyo muy débil, prácticamente inexistente, a la disuasión. (Capaldi, 2023) 

Castración química

La pena de muerte no funciona pero, ¿Y la castración química?

La castración química deja de ser efectiva en el momento en el que se interrumpe, ya que es un tratamiento farmacológico. Y se ha visto que sí reduce el deseo sexual siempre que se realice también un tratamiento terapéutico psicológico. Debido a ello, la castración química y la psicoterapia es necesario que sea algo consentido y aceptado por la persona. (Lee y Cho, 2013) 

Por lo que la castración química tiene más un objetivo médico, de tratamiento al delincuente. Sin embargo, la mayoría de Estados no tiene esta intención, sino más bien tienen la idea de usarla para el castigo (Forsberg y Douglas, 2016). Esto por lo tanto, plantea problemas éticos sobre el consentimiento (Pastorini et al., 2020), pero también problemas para su eficacia, ya que no es lo mismo realizar un tratamiento de forma constante porque quieres hacerlo, que hacerlo durante un tiempo porque te han obligado. 

Además, incluso si se usara con un fin médico, la evidencia es escasa y con algunos problemas metodológicos, por lo que su uso no garantiza una reducción en la reincidencia. (Suárez Moreno et al., 2018; 최관호 & 박창범, 2018; Baltodano-Calle et al., 2022) 

Además, en el caso de que genere algún efecto, éste siempre es mayor cuando se combina con psicoterapia como ya hemos dicho (Çöpür y Çöpür, 2020), ya que el deseo sexual y todo lo que eso conlleva va más allá de las hormonas. 

Conclusiones sobre la pena de muerte y castración química

Esta informacion plantea que la solución no es el castigo. Bueno, ¿La solución para qué? Si el problema es que te cuesta gestionar la ira que despierta ese criminal en ti y necesitas venganza, entonces sí es la solución. 

Pero ese no es el problema real. El problema real es que alrededor del mundo, la mayoría de sociedades están caracterizadas por mucha violencia, y que la única solución sea castigar a posteriori implica:

  • Que si una persona con impulsos sexuales desviados no viola, no lo hace porque si lo hace lo van a castigar duramente. ¿Queremos vivir en un mundo en el que si la gente no mata o viola es porque si lo hacen, van a recibir un gran castigo? Además, esto implica que en el momento en el que la persona tenga la oportunidad de hacerlo sin que nadie se entere, lo va a hacer. 
  • Y en segundo lugar, ¿Qué pasa con la víctima? En muchos casos, las víctimas no tienen un gran deseo de venganza. Entonces, ¿Qué es lo que quieren? Lo que quieren es que nunca hubiera pasado. Realmente, la pena de muerte o la castración química no solucionan ni curan el gran dolor que puede estar teniendo la víctima y sus familiares. De manera que si el problema es la cantidad de crímenes y el daño a las víctimas, el enfoque que se tiene en muchos países no es el adecuado. 

Este tema es muy complejo pero una posible solución es la educación. Pero cuando hablamos de educación, nos referimos a un concepto amplio:

  • Educación escolar: Las materias que dan, la forma en la que lo dan, las interacciones que se dan, cómo se dan, cómo se comporta la gente ante un conflicto…etc. 
  • Educación en el hogar. De nuevo, no sólo es lo que tus cuidadores dicen, sino también lo que observan de ellos, lo que experimentan y escuchan. 
  • Educación en otros entornos. Actualmente los medios de comunicación y las redes sociales son unas fuentes de información de suma importancia, y también realizan un papel educativo. Además, el grupo de iguales y comunitario también es importante. 

Las personas no sólo aprenden lo que se les dice, también aprenden lo que observan en referentes y lo que experimentan, por lo que cuando hablamos de educación, abarcamos todo ello.  

Además, en el caso de que esté fallando este proceso de socialización y educación, tienen que haber recursos para intervenir y cambiar esa situación lo más pronto posible. 

La solución planteada es mucho más complicada que simplemente castigar a posteriori ya que requiere de muchos esfuerzos y recursos. De hecho, castigar es la opción fácil cuando ya ha habido el problema y satisfacer el sentimiento de venganza. 

Sin embargo, es mucho más útil, estudiar aquellos factores que han hecho que esa persona termine como ha terminado para conseguir prevenir, que es lo que hace la investigación. Pero, ¿La sociedad está escuchando lo que las investigaciones tienen que decir?

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y también formación a través de cursos y prácticas. Además de eso, también hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

Bibliografía

최관호, y 박창범. (2018). The Problems of effect of the Drug Treatment for sexual Impulse and it’s Legal Requirements. Democratic Legal Studies, 67, 117-147. Web of Science. 10.15756/dls.2018..67.117

Abdorrahman Boroumand Center. (2018). What Happens to Murder Rates when the Death Penalty is Scrapped? A Look at Eleven Countries Might Surprise You. https://www.iranrights.org/library/document/3501

Amnistía Internacional. (2023). Pena de muerte. https://www.amnesty.org/es/what-we-do/death-penalty/

Baltodano-Calle, M. J., Onton-Díaz, M., y Gonzales, G. F. (2022). Androgens, brain and androgen deprivation therapy in paraphilic disorders: A narrative review. Andrología, 54(10). Web of Science. 10.1111/and.14561

Capaldi, M. P. (2023). In Unpacking the Death Penalty in ASEAN (pp. 21-40). Springer. 10.1007/978-981-19-8840-0_2

Chalfin, A., Haviland, A. M., y Raphael, S. (2013). What Do Panel Studies Tell Us About a Deterrent Effect of Capital Punishment. Journal of Quantitative Criminology, 29(1), 5-43. Web of Science. 10.1007/s10940-012-9168-8

Çöpür, M., y Çöpür, S. (2020). Chemical Castration as an Evolving Concept: Is It a Possible Solution for Sexual Offences? The Journal of Forensic Psychiatry and Psychology. Scopus. https://doi.org/10.1080/14789949.2020.1849359

Death Penalty Information Center. (2022). Murder Rate of Death Penalty States Compared to Non-Death Penalty States. https://deathpenaltyinfo.org/facts-and-research/murder-rates/murder-rate-of-death-penalty-states-compared-to-non-death-penalty-states

.

Forsberg, L., y Douglas, T. (2016). Anti-libidinal interventions in sex offenders: Medical or correctional? Medical Law Review, 24(4), 453-473. Scopus. 10.1093/medlaw/fww003

La Nación. (2022, April 18). Castración química para violadores: qué países la permiten y en qué casos se aplica. https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/castracion-quimica-para-violadores-que-paises-la-permiten-y-en-que-casos-se-aplica-nid18042022/

Lee, J. Y., y Cho, K. S. (2013). Chemical Castration for Sexual Offenders: Physicians’ Views. Journal of Korean Medical Science, 28(2), 171-172. Scopus. 10.3346/jkms.2013.28.2.171

Muramatsu, K., Johnson, D. T., y Yano, K. (2018). The death penalty and homicide deterrence in Japan. Punishment and Society, 20(4), 432-457. Scopus. 10.1177/1462474517706369

Oliphant, S. N. (2022). Estimating the effect of death penalty moratoriums on homicide rates using the synthetic control method. Criminology and Public Policy, 21(4), 915-944. Web of Science. 10.1111/1745-9133.12601

Pastorini, A., Mazzariol, B., Di Luca, A., y Di Luca, N. M. (2020). Chemical castration on convicted sex offenders: On a voluntary or compulsory basis? Medicine and Law, 39(4), 645-664. Scopus. https://acortar.link/RTAp0p 

Radelet, M. L., y Lacock, T. L. (2009). Do executions lower homicide rates?: The view of leading criminologists. The Journal of Criminal Law and Criminology, 99(2), 489-508. https://dpic-cdn.org/production/legacy/DeterrenceStudy2009.pdf

Suárez Moreno, V., Caballero Ñopo, P., Huamán Sánchez, K., y Reyes Puma, N. (2018). Hormonal drug therapy for sexual offenders with paraphilic disorders. Anales de la Facultad de Medicina, 79(3), 233-237. Web of Science. 10.15381/anales.v79i3.15317

LA PRUEBA PRECONSTITUIDA

Prueba preconstituida

En los juicios, las pruebas que se presentan para demostrar ciertos hechos, son presentadas durante el juicio oral. ¿Siempre es así? No, la prueba preconstituida se realiza en la fase de investigación, teóricamente al principio de la fase. ¿En qué casos se aplica? ¿Por qué? Te lo contamos a continuación. 

Prueba preconstituida ¿Qué es?

Como ya se ha dicho, esta prueba se realiza en la fase de investigación y se presenta en el juicio oral. La prueba preconstituida tiene el mismo valor como prueba que cualquier otra mientras que se realice según todos los requisitos.  

También está la prueba anticipada, lo cual no es lo mismo. La prueba anticipada sí que podría ocurrir en el juicio pero por alguna circunstancia especial se adelanta y luego se presenta en el juicio oral. Sin embargo, la prueba preconstituida se fundamenta en que necesariamente ocurre con antelación, y cuanto antes posible. 

Esto fue incluido en la Ley de Enjuiciamiento Criminal por la Ley de Protección a la Infancia y Adolescencia frente a la Violencia. (LOPIIAV)

Se aplica a personas, bien testigos o víctimas que sean menores de 14 años o que tengan discapacidad y requieran una protección y atención especial. Además, no ocurre en todos los delitos, ocurre en: delitos de homicidios, lesiones, contra la integridad moral, contra la libertad, contra la intimidad, contra la libertad sexual, trata de seres humanos, contra las relaciones familiares, relativos al ejercicio de derechos fundamentales y libertades públicas, de organizaciones y grupos criminales y de terrorismo. Pueden ser delitos leves. 

Si no son esos delitos, la declaración será de forma que siga la regla general. 

¿Cuáles son los requisitos de la prueba preconstituida?

Cuando se vaya a realizar la prueba preconstituida y por lo tanto coger la declaración del testigo/víctima, tiene que ocurrir de cierta forma. 

En primer lugar, el investigado/a será citado para que esté en el momento de la declaración. Sin embargo, si no va, la prueba puede continuar. Se supone que en el caso de que el investigado acuda, se hará lo necesario para que no se encuentre con el testigo o víctima

La prueba tiene que darse en presencia del abogado del investigado. Si no acude, se sustituirá por un abogado de oficio. 

Y por último, es necesario que la declaración sea grabada. Cuando la prueba finalice, las personas que hayan intervenido deben firmar en un acta. 

¿Por qué se aplica?

La prueba preconstituida tiene dos grandes objetivos: preservar el testimonio de forma que no se contamine y deteriore tras el paso del tiempo y todo lo que ello conlleva y el segundo, evitar la victimización secundaria. (Rey Anastasi, 2017). 

Es decir, uno de los objetivos es evitar que a la víctima se le genere más daño y sufrimiento con la repetición de la declaración de los acontecimientos y de la exposición al sistema judicial. 

Ya desde el derecho internacional y europeo se habló durante los años 80 en las Naciones Unidas de la vulnerabilidad de los menores y personas con discapacidad, lo que planteaba la necesidad de medidas especiales para estos colectivos en el sistema judicial.  (García Rodríguez, 2022, pp. 9-12) 

Por lo que, para garantizar los dos objetivos mencionados, la prueba preconstituida debe realizarse teniendo en consideración ciertos aspectos. 

Para empezar, se recomienda que la entrevista dure lo necesario, intentando que sea el menor tiempo posible. Además, esta debe ser la única toma de declaración, de manera que antes de la prueba no se tome ninguna.

En segundo lugar, la prueba la debe realizar un psicólogo/a forense, de manera que es él/ella quien trata con el testigo o víctima. Las preguntas son planteadas por parte de los abogados, aprobadas por la autoridad judicial y trasladadas al psicólogo/a. Luego se explicará las salas en las que se deben hacer estas pruebas. 

Además, debe tenerse en cuenta el estado emocional de la víctima, realizándose la prueba preconstituida en el momento adecuado.

También es importante evitar que haya un gran número de espectadores. En algunos casos se podría permitir la presencia de una persona traductora, una persona de confianza o un facilitador. En casos de discapacidad intelectual es muy necesario un facilitador judicial. Esta figura ayuda a la persona a entender y ser entendida durante el proceso judicial.  

Por último cabe decir que el soporte audiovisual debe ser de calidad para garantizar la calidad de la prueba. También es muy importante el entorno en el que se realiza la prueba, de ello se habla a continuación. 

Las cámaras o salas Gesell fueron creadas para observar a los niños sin que estos se sintieran observados, y por lo tanto, cohibidos. De esa manera, se podía ver la conducta de forma espontánea. Esta sala, consiste en dos cámaras con un espejo unidireccional, donde el testigo o víctima no ve quiénes están detrás de ese espejo. De esta forma, el psicólogo forense sería el único espectador (o uno de los pocos espectadores allí presentes) y los abogados y juez al otro lado, transmitiendo las preguntas al psicólogo/a y éste haciéndolas de la manera más adecuada para el testigo o víctima. (García Rodríguez, 2022, pp. 51-53)

Este entorno, previene la victimización secundaria y el propio Tribunal Supremo ha afirmado que es un buen recurso debido a que garantiza la espontaneidad, reduce la hostilidad del ambiente a la misma vez que permite que se realice las preguntas necesarias por las partes. (García Rodríguez, 2022, pp. 51-53)

Con las Casas Barnahus se persigue el mismo objetivo: generar un entorno amigable para la prueba preconstituida, previniendo así la victimización secundaria y garantizando un testimonio no contaminado. (García Rodríguez, 2022, pp. 54-55)

Las casas Barnahus es un recurso para casos de abusos sexuales a menores, donde los profesionales, un equipo interdisciplinar, van a un lugar amigable para el menor, a realizar la prueba preconstituida. (García Rodríguez, 2022, pp. 54-55)

Todos estos recursos tan adaptados a las víctimas vulnerables, ¿Realmente son así? ¿La teoría se lleva a la práctica?

Realidad de la prueba preconstituida

Los expertos coinciden en que el procedimiento, tal y como está planteado, es adecuado para lograr los objetivos: obtener un testimonio no contaminado y principalmente, reducir la victimización secundaria de personas vulnerables. (Casañ Llopis et al., 2017) Pero ¿Se puede llevar a cabo el procedimiento, tal y como está planteado a la práctica en nuestro sistema judicial? 

El sistema procesal español es muy ineficiente en comparación con países europeos y occidentales, además de con los países latinoamericanos. Esto ya plantea un problema general, no sólo específico para estos casos.  (Olmedo de la Calle, 2017)

En segundo lugar, es muy importante destacar que en el sistema español no existe una cultura de restauración del daño a la víctima o de siquiera respeto. Esto se puede ver cuando un denunciante tiene que declarar ante un policía, luego a uno especializado, al juez, etc (Olmedo de la Calle, 2017). Sin embargo, se ha mencionado que es fundamental que la prueba se realice de forma inmediata antes de que nadie le tome declaración a la víctima. Si no, el testimonio estará contaminado por los interrogatorios. (Rey Anastasi, 2017)

En tercer lugar, cabe mencionar la falta de medios, y la falta de interés de los ministerios de Justicia en crear salas de declaración adecuadas para la realización de la prueba preconstituida, es decir, cámaras Gesell. (Olmedo de la Calle, 2017) De hecho, para que se cumplan los objetivos es necesario que la prueba se realice en estos espacios (Rey Anastasi, 2017). Sin embargo, no hay ninguna regulación específica sobre estos espacios en la LOPIIAV, Ley en la que se hizo una reforma para incorporar la prueba preconstituida (García Rodríguez, 2022, pp. 50). Esta ley tampoco menciona las Casas Barnahus. (García Rodríguez, 2022, pp. 54)

Y por último, para que pueda darse un buen uso de la prueba es completamente necesario una buena formación a aquellos profesionales que van a realizarla. (Rey Anastasi, 2017) De ello se habla a continuación. 

Importancia de la Psicología en el sistema judicial

La psicología aporta al ámbito jurídico técnicas científicas para entrevistas basadas en el funcionamiento de la memoria, manejo de habilidades de interacción con víctimas para evitar la victimización secundaria, teoría psicológicas para entender los testimonios y secuelas, diferentes instrumentos de evaluación para valorar personalidad, simulación, aspectos cognitivos…etc. (Casañ Llopis et al., 2017)

Esto significa que el psicólogo, cuando hay que manejar una interacción con una víctima se convierte en quien tiene que guiar la toma de la declaración (Rey Anastasi, 2017). Además,  debido al estado de la víctima, es necesario que se le de una atención especializada por parte de una persona que tiene conocimientos sobre ello. (Casañ Llopis, 2017) Esta atención no sólo va a beneficiar a la víctima sino al propio sistema español porque va a permitir que los testimonios sean más reales y objetivos. 

En resumen, el psicólogo jurídico/forense es una figura que se debe tener en cuenta porque aporta una explicación científica a aquello que está sucediendo en el caso, lo que permite un mayor entendimiento. También permite una mejor relación entre la víctima y el sistema judicial y haciendo que haya un equilibrio entre las necesidades de la víctima y también las del procedimiento procesal. (Soria Verde, 2017)

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y formación a través de cursos y prácticas. Además de eso, también hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Bibliografía

Casañ Llopis, M. Á., Olmedo de la Calle, E., Rey Anastasi, A., y Soria Verde, M. Á. (2017). Grau, E., Carbonell E., y Cortell, M (coord.) La prueba preconstituida. Informació Psicològica, 114, 137-148.

Consejo General de la Psicología de España. (2023, April 27). Cómo realizar la prueba preconstituida desde la psicología forense. Infocop.

Contreras Fresneda, S. (2022, November 21). Declaración del menor o persona con discapacidad por un delito. Dexia Abogados. https://www.dexiaabogados.com/blog/declaracion-menor-testigo-victima-delito/ 

El principio de contradicción en Derecho, ¿en qué consiste? (2021, May 5). UNIR. https://www.unir.net/derecho/revista/principio-de-contradiccion/ 

García Rodríguez, M. J. (2022). Ventajas de la nueva regulación de la prueba preconstituida para la declaración de las víctimas menores de edad y con discapacidad necesitadas de especial atención en el proceso penal. Ministerio de Justicia.

Moral Zamorano, I. (2022, June 16). Intervención personas con discapacidad intelectual en el proceso penal. Dexia Abogados. https://www.dexiaabogados.com/blog/intervencion-personas-discapacidad-intelectual-proceso-penal/ 

Prueba Preconstituida Penal: concepto y requisitos de validez. ConceptosJurídicos.com.

EXCITACIÓN INCONGRUENTE

excitación incongruente

Los abusos y agresiones sexuales son sucesos que generalmente causan un gran daño psicológico en la víctima. Puede causar consecuencias a corto, a medio y largo plazo en el plano psicológico, social y sexual. Respecto a lo sexual, hay un fenómeno que puede ocurrir mientras ocurre el abuso o la agresión y sobre el que normalmente no se habla por sentimientos de vergüenza, culpabilidad y por las repercusiones que conlleva contarlo. Este fenómeno es la excitación incongruente.

¿QUÉ ES LA EXCITACIÓN INCONGRUENTE?

Wendy Maltz, terapeuta sexual, escribió el libro “El El viaje para sanar la sexualidad: Un guía para sobrevivientes de abuso sexual” (Maltz, 2012). En este libro habla, entre otras cosas, sobre la excitación sexual durante un abuso. Esto nos sorprende y podemos llegar a “¿Excitación? Sí se excita entonces no es abuso, porque significa que estaba disfrutando”. 

La realidad, como de costumbre, no es tan simple. La excitación sexual/genital ocurre como respuesta a un proceso fisiológico que no podemos controlar y no siempre va de la mano del placer sexual. En el caso de que la excitación genital no concuerde con la excitación subjetiva y consciente, hablamos de excitación incongruente.

El placer y el deseo son fenómenos complejos que involucran muchos aspectos, no sólo el fisiológico. ¿Hay evidencias sobre ello?

EVIDENCIAS SOBRE LA EXCITACIÓN INCONGRUENTE

Ya en 2003 se hizo una revisión sobre la excitación sexual y orgasmos en personas que habían sido estimulados sexualmente de forma forzada. En esta publicación se concluyó que la excitación incongruente puede ocurrir y que haya habido lubricación/erección o incluso un orgasmo no significa consentimiento. (Levin y van Berlo, 2004)

Algunos estudios revisados eran sobre mujeres que habían visto vídeos sexuales explícitos. En estos estudios, mientras las mujeres visualizaban esos vídeos se evaluó el flujo sanguíneo en sus vaginas, lo cual es un indicador de excitación genital. Se veía que estos flujos aumentaban con la visualización de los vídeos y que en muchos casos no concordaba con la excitación subjetiva que las mujeres informaban. (Levin y van Berlo, 2004)

Pero, ¿Qué sentido tiene eso?

En un estudio de 2011, 15 hombres y 15 mujeres escucharon narraciones de interacciones entre hombres y mujeres. Estas narraciones sexuales variaban en el nivel de violencia y consentimiento que relataban. Se vio que en los hombres había una concordancia entre la excitación genital y la excitación subjetiva que informaban y que ambas ocurrían en narraciones de sexo consensuado y no violento. En cambio, las mujeres mostraban excitación fisiológica de forma inespecífica a lo largo de las narraciones y no concordaba con la excitación informada. (Suschinsky y Lalumière, 2011)

De aquí se plantea la hipótesis de la preparación. Esta hipótesis defiende que el patrón de excitación fisiológica de las mujeres ocurre para preparar al cuerpo para una actividad sexual, para proteger los órganos genitales. Lo cual significa que no importa lo que la mujer desee conscientemente. Hay mecanismos inconscientes de evaluación del entorno y si hay un estímulo potencial sexual en el entorno, el cuerpo se va a preparar para evitar lesiones genitales. (Suschinsky y Lalumière, 2011)

En 2019 se revisó la evidencia empírica sobre la hipótesis de la preparación y se concluyó que: la respuestas genitales a estímulos visuales como auditivos en las mujeres estaba muy influenciada por señales sexuales y que éstas sean específicas no tiene importancia. Es decir, que independientemente de las preferencias sexuales de las mujeres y de la excitación subjetiva y consciente, se veía una respuesta de excitación genital. (Lalumière et al., 2022)

Además, sorprendía advertir que en los hombres no pasaba así, porque las respuestas genitales de ellos sí que concordaban con sus preferencias y su excitación consciente. Toda esta información apoyó la idea de que la excitación genital en las mujeres realmente tiene una función protectora y no depende totalmente del deseo consciente de la mujer. (Lalumière et al., 2022)

Yendo por otra línea, pero no excluyendo los hallazgos de la hipótesis de la preparación, Emily Nagoski (2018) habla sobre el cerebro y la excitación incongruente. Emily Nagoski es una neuropsicóloga clínica y educadora sexual que explica en una charla que en nuestro cerebro tenemos un centro de recompensa formado por 3 sistemas, relacionados pero separados:

  • El primer sistema hace una evaluación de lo hedónico que es un estímulo, es decir, si nos hace sentir bien, si nos gusta. De forma coloquial, es el sistema que dice lo que nos gusta y lo que no. 
  • El segundo sistema, hace que nos acerquemos o nos alejemos de un estímulo. Este sistema es el de deseo. 
  • El tercer sistema es el del aprendizaje, por ejemplo, tiene un papel importante en el Condicionamiento Clásico. Esto es que un estímulo que produce una respuesta fisiológica si se presenta de forma repetitiva con un estímulo neutro, este segundo estímulo termina produciendo la respuesta fisiológica del primer estímulo, por aprendizaje, por asociación. 

Por ejemplo, el C. Clásico se vio con los perros de Pavlov. A estos perros se les presentaba un sonido a la misma vez que comida de forma repetida, y los perros aprendieron a salivar cuando sonaba la campana. Emily usa este ejemplo y pregunta “¿Esto significa que el perro quiere comer la campana o que la campana está buena?” No, significa que ha aprendido a responder fisiológicamente a un estímulo. De igual forma, la respuesta genital ocurre ante un estímulo que está relacionado de alguna forma con el sexo, pero no significa que sea deseado. (Nagoski, 2018)

Este hallazgo, va en la línea de la hipótesis de la preparación. Si nos vemos en una situación en la que se percibe la amenaza de una penetración sexual nuestro cuerpo responderá a esas señales (señales probablemente aprendidas). De hecho, Nagoski afirma que la excitación genital puede predecir entre 10-50% la probabilidad de la experiencia subjetiva de excitación. (Nagoski, 2018)

¿Entonces cómo puedo saber si mi novia/mujer está excitada? La solución que ella da a esto es la comunicación. 

Por ahora, toda la información ha sido relativa a las mujeres. ¿Eso significa que un hombre siempre que tiene una erección tiene deseo? ¿Y un niño también?

¿QUÉ PASA CON LOS HOMBRES Y NIÑOS ABUSADOS?

Aunque el abuso sexual infantil es más frecuente en niñas que en niños (Save the Children, 2021, pp.3), hay muchos niños que son abusados en la infancia o adolescencia.

De hecho, parece que en el ámbito religioso es más frecuente el abuso a niños, siendo un 53,8 el porcentaje de niños abusados y un 64,6% de los agredidos sexualmente por un religioso católico, según el Informe sobre abusos sexuales en la Iglesia Católica del Defensor del Pueblo. (Defensor del Pueblo, 2023, pp. 182-183)

La cuestión es que en este informe, se plantea que algunas víctimas sienten vergüenza o culpa por haber sentido excitación sexual durante los abusos. Eso les hace pensar que consintieron o que participaron en la relación, ya que tenían sentimientos contradictorios y confusos hacia el abusador. No hay que olvidar que el 84% aproximadamente de los abusadores son conocidos, e incluso ser personas de confianza, como puede pasar en el ámbito religioso. (Defensor del Pueblo, 2023, pp. 288)

¿CÓMO SE DA LA EXCITACIÓN INCONGRUENTE EN HOMBRES?

En la revisión nombrada anteriormente de 2003 también habla sobre los hombres. Explica que el mecanismo de la erección se crea pronto, en el feto. Por lo que, cuando son bebés, niños o preadolescentes, la erección y el orgasmo ocurre muy fácilmente. Con una leve estimulación física en los genitales, estrés, tensión o ciertas emociones, lo pueden provocar. (Levin y van Berlo, 2004)

Además, si el abuso sexual de un niño se lleva a cabo por una persona de confianza, que el niño quiere y valora, se sentirá tremendamente confuso.

Pero, si antes hemos dicho que los hombres tienen una respuesta concordante y específica a sus preferencias (Suschinsky y Lalumière, 2011; Lalumière et al., 2022) ¿Cómo puede ser esto?

Por aprendizaje. 

Durante la adolescencia, tanto chicos como chicas, se ven expuestos a muchos estímulos. Eso lleva al aprendizaje de qué es erótico, sexual y qué no lo es. Por lo que al final, en los hombres, esas respuestas inespecíficas de la infancia y preadolescencia, cuando llega a la adultez, se han condicionado por aprendizaje y se vuelven específicas a esos estímulos aprendidos como sexuales. (Levin & van Berlo, 2004)

En las mujeres también se produce este aprendizaje. Y, aunque la excitación subjetiva y consciente sí va a depender de ese aprendizaje, la respuesta de excitación genital no llega a especificarse sólo a esos estímulos aprendidos, según la evidencia, por la hipótesis de la preparación. 

La sexualidad y todo lo relacionado con ello (lo que está bien y mal) se aprende. Durante la infancia, los niños van descubriendo que su cuerpo se estimula, porque es algo natural, pero, si no se les enseña, no saben lo que está bien y mal. (The National Child Traumatic Stress Network y National Center on the Sexual Behavior of Youth (NCSBY), 2009,)

 Esto puede contribuir a que un niño se excite y no sea consciente de un abuso, porque lo único que sabe (también dependiendo de la edad) es que su cuerpo siente cosas. Y si encima, como ya se ha dicho, esto ocurre por parte una persona de confianza, más inconsciencia y confusión sentirá el niño. 

Por lo que, una forma de prevenir estas situaciones, es que desde pequeños se les eduque sobre la sexualidad y se hable con naturalidad de lo que está bien y lo que está mal (para saber más pinche aquí). Eso hará que el niño, independientemente de lo que sienta su cuerpo, perciba que, si una persona intenta o abusa de él, algo no va bien.  

CONCLUSIÓN SOBRE LA EXCITACIÓN INCONGRUENTE

En conclusión, las personas son más que un cuerpo. Hay evidencia de que la lubricación en mujeres y niñas no es argumento de consentimiento, al igual que la erección en niños y en adolescentes.  Sobre hombres adultos abusados o agredidos sexualmente es complicado conseguir información actualizada ya que, además de que son pocos, se denuncia muy poco y no suelen pedir ayuda. (Shepherd et al., 2023)

Aún así, independientemente de la edad y el género, la única forma correcta de saber si la persona desea mantener una relación sexual es mediante la comunicación respetuosa y clara. 

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y formación a través de cursos y prácticas. Además de eso, también hacemos divulgación por este blog y por redes sociales. Cualquier comentario o duda contacta por esta página web o por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

BIBLIOGRAFÍA

Defensor del Pueblo. (2023). Informe sobre los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica y el papel de los poderes públicos. Defensor del Pueblo. https://www.defensordelpueblo.es/wp-content/uploads/2023/10/INFORME_abusos_Iglesia_catolica.pdf

Lalumière, M. L., Sawatsky, M. L., Dawson, S. J., y Suschinsky, K. D. (2022). The Empirical Status of the Preparation Hypothesis: Explicating Women’s Genital Responses to Sexual Stimuli in the Laboratory. Archives of Sexual Behaviour, 51(2), 709-728. PubMed. 10.1007/s10508-019-01599-5

Levin, R., y van Berlo, W. (2004). Sexual arousal and orgasm in subjects who experience forced or non-consensual sexual stimulation — a review. Journal of Clinic Forensic Medicine, 11(2), 82-88. PubMed. 10.1016/j.jcfm.2003.10.008

Maltz, W. (2012). The Sexual Healing Journey: A Guide for Survivors of Sexual Abuse. (3rd ed.). William Morrow Paperbacks.

Nagoski, E. (2018, abril). La verdad sobre la excitación sexual no deseada. TED. https://www.ted.com/talks/emily_nagoski_the_truth_about_unwanted_arousal/transcript?language=es

The National Child Traumatic Stress Network y National Center on the Sexual Behavior of Youth (NCSBY). (2009). Desarrollo Sexual y Conducta en los Niños. https://www.ncsby.org/sites/default/files/NCSBY-osb-behavior-2009_span%5B1%5D.pdf

Save the Children. (2021). Los abusos sexuales hacia la infancia en España. Save the Children. https://www.savethechildren.es/sites/default/files/2021-11/Los_abusos_sexuales_hacia_la_infancia_en_ESP.pdf

Shepherd, G., Astbury, E., Cooper, A., Dobrzynska, W., Goddard, E., Murphy, H., y Whitley, A. (2023). The challenges preventing men from seeking counselling or psychotherapy. Mental Health and Prevention, 31. Elsevier. https://doi.org/10.1016/j.mhp.2023.200287

Suschinsky, K. D., y Lalumière, M. L. (2011). Prepared for anything?: an investigation of female genital arousal in response to rape cues. Psychological Science, 22(2), 159-165. PubMed. 10.1177/0956797610394660

Prácticas de psicología forense

Chica con el ordenador y mucho papeleo

Si te interesa la psicología forense pero no sabes cómo es realmente trabajar de ello, desde EPERIT traemos una solución: Un programa de prácticas de psicología forense. A continuación te damos más información. 

Pueden realizarlas estudiantes o graduados en Psicología. Para estudiantes de Psicología el único requisito es haber cursado la asignatura de Evaluación Psicológica. Es indiferente hace cuánto te graduaste o si actualmente trabajas en un ámbito diferente. 

Se pueden hacer varios programas en función de las necesidades del estudiante o graduado. En cualquier caso, la persona hará las tareas que hace un psicólogo forense pero supervisado por un tutor. Si quieres conocer más en profundidad qué hace exactamente un psicólogo forense, en este blog hay un artículo que lo explica. 

Debido a la información que se pueda manejar, una vez que la persona quiera empezar con el programa de prácticas deberá firmar un acuerdo de confidencialidad, además del contrato formativo.  

Opiniones de estudiantes de prácticas.

En nuestras redes sociales, por donde hacemos divulgación, diferentes alumnos/as han dado su opinión sobre las prácticas de EPERIT. ¿Qué es lo que más valoran y reseñan de las prácticas? Destacan el trabajo sobre casos reales, la cercanía entre el estudiante y el tutor/a, la flexibilidad, la actualización y especialización de los conocimientos que se aprenden.

Si te interesa todo lo dicho, contacta a través del formulario o a través de nuestras redes sociales: Linkedin o Instagram. Si quieres saber información sobre los convenios vigentes o cualquier duda, tampoco dudes en contactar, desde EPERIT te contestarán lo más rápido posible.

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos y forenses, también especializados en victimología, que además de las prácticas también ofrecen otros servicios: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y divulgación por redes sociales como se ha mencionado antes, y por este blog.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

LAS VÍCTIMAS DE LAS PSEUDOTERAPIAS

Víctimas de las pseudoterapias

Explorando el Impacto de las Pseudoterapias en sus Víctimas

A priori, las pseudoterapias pueden parecer un asunto con poca relevancia que no conlleva un peligro intrínseco. Si alguien cree que un diluido de flores en alcohol (o Flores de Bach, como se conocen en el mundillo alternativo) le puede ayudar a tratar la ansiedad, ¿Qué tiene de malo?, no hace daño a nadie, ¿cierto? Bueno, lo cierto es que las pseudoterapias sí conllevan un importante riesgo para la salud de las personas y hay víctimas de estas pseudoterapias. A pesar de la postura defendida por la mayoría de terapeutas alternativos, es importante destacar que el empleo de tales técnicas conlleva riesgos significativos que no deberían ser obviados.

Investigaciones recientes, como la llevada a cabo por Segovia y Sanz-Barbero (2022), han asociado el uso de terapias alternativas con un deterioro en la relación médico-paciente. Además, se ha evidenciado que estas prácticas pueden tener efectos negativos en la salud de quienes las utilizan, ya sea al prolongar ciertas dolencias, inducir otras nuevas o aumentar el riesgo de mortalidad.

Esto se debe a que su adopción a menudo conlleva la demora o la sustitución de tratamientos probados en términos de eficacia y seguridad. Esto, puede disminuir la efectividad de estos últimos, según se constata en un informe de los Ministerios de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y de Ciencia, Innovación y Universidades (2018).

De hecho, según datos recabados por la Asociación Para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP) en su Primer Informe Sobre Fallecidos a Causa de Pseudoterapias en España (2019) se estima que, presuntamente, entre 1210 y 1460 personas víctimas de las pseudoterapias fallecen anualmente en nuestro país debido al uso de pseudoterapias.

Heridas Invisibles: Impacto Psicológico en las Víctimas de Pseudoterapias

Pese a todo, no nos pararemos aquí a hablar sobre las víctimas mortales de las pseudoterapias (pese a su gran importancia). Vamos a poner el foco en las víctimas silenciadas de las pseudoterapias, aquellas que acuden a pseudoterapeutas para solventar un problema de salud física o mental y que terminan peor de lo que estaban y, evidentemente, con mucho menos dinero en sus bolsillos.

Sin embargo, para entender este fenómeno en su globalidad es necesario aclarar antes ciertos conceptos de especial relevancia.

Pseudociencia y Pseudocientífico

Antes de continuar, es preciso que aclaremos los conceptos de pseudociencia y pseudocientífico para aquellas personas que tal vez tengan dudas al respecto.

La pseudociencia es como ese amigo que siempre llega tarde a la fiesta de la evidencia científica. Si bien sus explicaciones pueden parecer legítimas a simple vista, lo cierto es que carecen de rigurosidad y se encuentran totalmente alejadas de la metodología científica. Así pues, las pseudociencias se apoyan en afirmaciones sin bases sólidas y se aferran a creencias infundadas en lugar de a datos verificables.

Por su lado, los pseudocientíficos son los artífices que llevan a cabo esta clase de prácticas mágico-espirituales. Desde vendedores de pócimas milagrosas hasta gurús de la nueva era que afirman que la tierra es plana. Estos individuos a menudo se “disfrazan” de científicos y, tal y como comentan Moriana y Gálvez (2020), se amparan en teorías aparentemente basadas en la ciencia y la lógica, haciendo uso de explicaciones sencillas que parecen ser coherentes para explicar teorías que carecen de fundamento científico. Del mismo modo, se sirven de su carisma y amabilidad y del superficial éxito terapéutico que les proporciona el efecto placebo para avalar esta clase de prácticas.

La clave para distinguir entre la ciencia y la pseudociencia radica en la evidencia. La ciencia se basa en pruebas sólidas respaldadas por investigación revisada por pares y publicadas en revistas de prestigio. Sin embargo, la pseudociencia se apoya en afirmaciones sin respaldo alguno, así de simple. Los científicos actúan como investigadores escrupulosos, mientras que los pseudocientíficos son narradores de historias fantásticas.

Pseudoterapia: Definición

Llegados a este punto quizá te preguntes: entonces, ¿qué son las pseudoterapias?

No obstante, encontrar una descripción aceptada universalmente de las pseudoterapias resulta ser un desafío. Esto se debe, en parte, a que la ciencia se fundamenta en un principio fundamental conocido como falsabilidad o refutabilidad, que significa que cualquier teoría o hipótesis debe estar abierta a pruebas que puedan contradecirla. Lógicamente, esto implica que lo que la comunidad científica consideraba válido en el pasado podría no serlo en el futuro, y viceversa.

En resumen, podemos categorizar como pseudoterapia cualquier producto o proceso supuestamente terapéutico que carezca de un respaldo científico en su desarrollo y validación de “resultados”, o aquellos que, habiendo seguido el método científico, hayan sido posteriormente desacreditados o no sean susceptibles de ser replicados, lo cual supone otro de los principios fundamentales de la investigación científica.

Así mismo, si quieres una descripción más sencilla y “de diccionario”, a continuación, encontrarás la definición elaborada por los Ministerios de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y de Ciencia, Innovación y Universidades (2018):

Sustancia, producto, actividad o servicio con pretendida finalidad sanitaria que no tenga soporte en el conocimiento científico ni evidencia científica que avale su eficacia y su seguridad.

Ejemplos de pseudoterapia

Ahora bien, si todavía quieres ahondar un poco más en el tema, es posible que los siguientes ejemplos de pseudoterapia te hagan entender un poco mejor de qué clase de prácticas estamos hablando:

  • Constelaciones Sistemáticas.
  • Digitopuntura.
  • Feng Shui.
  • Grafoterapia.
  • Masaje en la Energía de los Chacras.
  • Medicina Ortomolecular.
  • Oligoterapia.
  • Rebirthing.
  • Terapia Floral de California.
  • Terapia Regresiva.
  • Y un largo etcétera.

De hecho, estas son tan solo algunas de las presuntas técnicas terapéuticas que los Ministerios de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y de Ciencia, Innovación y Universidades (2018) del Gobierno de España ha catalogado como pseudoterapias, pero la lista consta de un total de 73 pseudoterapias confirmadas y otras 66 que todavía se encuentran en proceso de revisión.

Finalmente, si quieres revisar la lista completa de presuntas pseudoterapias junto con algunas más que todavía no han sido incluidas a la lista (pero que a todas luces se podrían incluir), te recomiendo que le des un vistazo a la Lista de Pseudoterapias de PsicoStasis.

¿Qué es la victimización? Víctimas de las pseudoterapias

Y bien, ¿de qué hablamos cuando hablamos de victimización? Cuando hablamos de victimización, estamos haciendo alusión al proceso por el cual una persona experimenta las secuelas o el impacto psicológico de un evento traumático.

Este impacto psicológico ha sido objeto de estudio científico y ha dado lugar, en parte, a la clasificación psiquiátrica del Trastorno por Estrés Postraumático. Esto, a su vez, ha posibilitado la evaluación científica de dicho impacto en la salud mental de las personas. Esto tiene importantes implicaciones legales, ya que abre la puerta al reconocimiento de derechos, la valoración de los daños que pueden considerarse indemnizables y, en caso de aplicarse, la determinación de la pena para la persona responsable del evento traumático (Tamarit, 2006).

Sin embargo, debido a la complejidad inherente al proceso de victimización, es necesario distinguir entre tres formas distintas de victimización, tal y como señalan Albertín (2006) y Tamarit (2006):

  • Victimización Primaria: Se refiere a la experiencia a través de la cual una persona sufre las consecuencias físicas, psicológicas, económicas o sociales que resultan de un acto delictivo o traumático.
  • Victimización Secundaria: Implica los costos personales que conlleva para la víctima su participación en el proceso judicial, lo cual puede incluir los efectos traumáticos de los interrogatorios, el contacto con el agresor durante el juicio oral o el examen médico forense, entre otros.
  • Victimización Terciaria: Se refiere a las vivencias que surgen como consecuencia de la victimización primaria y secundaria una vez que la víctima ha superado los procesos previos. En esta etapa, la víctima puede experimentar sentimientos de desamparo por parte de su entorno social debido a las secuelas de su experiencia traumática.

Victimización en el ámbito de las pseudoterapias

Ahora que comprendes la victimización y sus distintas formas, es crucial explorar cómo esta se manifiesta en el contexto de las pseudoterapias. Es decir, el impacto psicológico que experimentan las personas que, en busca de soluciones para problemas de salud física o mental, recurren a terapias alternativas y terminan en una situación más vulnerable y con menos recursos económicos.

En este sentido, varios investigadores coinciden en señalar que las personas que recurren a terapias alternativas suelen encontrarse en estados de debilidad o vulnerabilidad y en busca de solución a problemas que no han sido resueltos a través de la atención médica o psicológica respaldada en las evidencias científicas.

Esto, generalmente está acompañado de experiencias previas de desilusión y sufrimiento, lo que les predispone a depositar una gran esperanza en cualquier oferta de curación, incluso si es vaga, como lo han destacado Celis (2019), Moriana y Gálvez (2020), y Tomás (2021).

En este contexto, es crucial comprender que las pseudoterapias, al carecer de base científica sólida, pueden empeorar la situación de las víctimas en lugar de mejorarla. La ausencia de tratamiento adecuado puede prolongar sus dolencias, generar nuevas enfermedades o aumentar el riesgo de mortalidad. Además, la inversión de tiempo y dinero en pseudoterapias puede dejar a las víctimas en una situación económica precaria, ya que en muchos casos es justamente eso lo que se busca, lucrarse con el sufrimiento ajeno.

Por tanto, debemos prestar atención a esta forma de victimización, que afecta a quienes buscan alivio en pseudoterapias y terminan en una situación más frágil. Es fundamental educar y concienciar sobre los riesgos de las pseudoterapias y promover el acceso a tratamientos médicos y psicológicos basados en la evidencia científica para evitar que más personas caigan en esta forma de victimización silenciosa.

Denunciar pseudoterapias

Con todo, queda claro que las pseudoterapias no son cosa de broma. De hecho, en una gran cantidad de casos se tratan de formas de estafa que tan solo buscan vaciar los bolsillos a personas especialmente vulnerables, lo que empeora drásticamente su situación tanto en lo que a su salud se refiere, como económicamente.

En PsicoStasis, ya son muchas las personas que han acudido a pedir ayuda para denunciar esta clase de prácticas y los organismos oficiales ya han tomado acciones legales contra diversos/as pseudoterapeutas gracias a nuestra acción. Así pues, si sospechas que tú o alguien a quien conoces ha sido o está siendo víctima de pseudoterapias, ¡es el momento de que pases a la acción y lo denuncies!

Para obtener más información puedes visitar la página de PsicoStasis: “CONTRA LAS PSEUDOTERAPIAS…¡NO TE CALLES!” y, si ya lo tienes claro y deseas reportar un/a pseudoterapeuta directamente, puedes hacerlo desde nuestro Formulario de Denuncias.

¡Cada acción cuenta!

Bibliografía

Albertín, P. (2006). Psicología de la victimización criminal. En M. A. Soria y D. Sáiz (Coord.), Psicología Criminal (pp. 245-274). Pearson Educación.

Celis, M. (2019). De qué hablamos cuando hablamos de pseudoterapias. Plan para la Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias. Clínica Contemporánea, 10(1). https://doi.org/10.5093/cc2019a7

Cervera, F., Gómez, J. M. y Frías, F. (2018) Primer Informe Sobre Fallecidos a Causa de Pseudoterapias en España. Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP). https://www.apetp.com/wp-content/uploads/2019/03/Informe-pseudociencias-2018-2.pdf

Moriana, J. A. y Gálvez, M. (2020). Psicoterapias y pseudoterapias en búsqueda de la evidencia científica. La ciencia y la práctica profesional en Psicología Cínica. Papeles del Psicólogo, 41(3), 201-210. https://doi.org/10.23923/pap.psicol2020.2946

Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. (noviembre, 2018). Plan para la Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias. https://www.sanidad.gob.es/gabinetePrensa/notaPrensa/pdf/20181141 118135247771.pdf

Segovia, G. y Sanz-Barbero, B. (2022). “It Works for Me”: Pseudotherapy Use is Associated With Trust in Their Efficacy Rather Than Belief in Their Scientific Validity. International Journal of Public Health, 67, 1-6. https://doi.org/10.3389/ijph.2022.1604594

Tamarit, J. M. (2006). La victimología: cuestiones conceptuales y metodológicas. En E. Baca, E. Echeburúa y J. M. Tamarit (Coord.), Manual de Victimología (pp. 17-50). Tirant lo Blanch.

Tomás, C. (2021). La intervención de los poderes públicos frente a las pseudoterapias: posibilidades y límites. Academic Journal of Health Sciences: Medicina Balear, 36(3), 64-71. https://doi.org/10.3306/AJHS.2021.36.03.64

Autor: Marc Dalmau

Fundador de PsicoStasis

Psicólogo Colegiado nº 31760, defensor de la psicología basada en evidencias científicas, especialista en marketing digital y escéptico por naturaleza.

Editora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.