EPERIT

Trauma complejo

Nos resulta familiar el término “trastorno por estrés postraumático”, sobre todo asociado a veterano de guerra que han quedado afectados por sus experiencias bélicas. Sin embargo, este problema no es algo puntual y únicamente relacionado con la guerra. Este artículo trata sobre qué es realmente el trastorno por estrés postraumático, y va un poco más allá: ¿Qué es el trauma complejo?

Trastorno por estrés postraumático

Antes de hablar de trauma complejo, hemos de hablar necesariamente del trastorno por estrés postraumático (TEPT). Usando el manual diagnóstico de trastornos mentales de referencia para la psicología y psiquiatría, el DSM-5-TR (2022), para considerar que una persona sufre TEPT tiene que tener las siguientes características:

  • Haber sido expuesto a muerte o daño grave, real o en forma de percepción de amenaza. Esto puede ser mediante la experiencia directa de haber sufrido violencia, de que personas cercanas la hayan sufrido, o de estar expuesto de forma repetida a situaciones traumáticas debido al trabajo.
  • Tener algún o algunos síntomas de “intrusión”, después de haber sufrido el suceso. Esta intrusión puede tener forma de pensamientos, sueños o sensaciones angustiosas relacionadas con el evento. 
  • La persona evita los estímulos asociados con el evento sufrido. Evita pensamientos, personas, situaciones, objetos, lugares, etc que la persona relaciona con lo experimentado. 
  • Alteraciones negativas en el estado de ánimo y en las cogniciones. Síntomas depresivos, sentimiento de culpa, rabia y vergüenza, problemas para recordar parte del suceso y creencias negativas sobre uno mismo, etc. 
  • Alteraciones importantes en la reactividad debido al suceso sufrido que aparece o empeora después de haberlo experimentado. Algunas de estas alteraciones en la reactividad son: comportamiento irritable, hipervigilancia, sobresalto exagerado, insomnio, etc. 

Estos síntomas deben estar presentes durante mínimo un mes. Y además, tienen que ser lo suficientemente graves como para producir malestar y problemas en diferentes ámbitos de la vida de la persona. 

Dicho esto, vamos a hablar del trauma complejo ¿En qué se diferencian el TEPT del Trastorno por Estrés Postraumático Complejo?

Trauma complejo: Trastorno por estrés postraumático complejo (TEPT-C)

Para hablar del TEPT-C debemos acudir al manual de medicina CIE-11. Para diagnosticar trastorno por estrés postraumático complejo, primero la persona tiene que cumplir los criterios para el trastorno por estrés postraumático. Pero además de cumplir los criterios básicos de estrés postraumático, si la persona muestra las siguientes características, no es un trastorno por estrés postraumático simple, sino complejo: 

  • Problemas en la regulación del afecto graves y persistentes. La persona no sabe regular emociones negativas como la ira, tristeza o ansiedad. Esto hace que acuda a estrategias de regulación y afrontamiento perjudiciales como el abuso de sustancias o autolesiones entre otras. 
  • Creencias sobre uno mismo distorsionadas graves y persistentes acompañadas de vergüenza, culpa o fracaso que afectan de forma duradera a la percepción de la realidad. 
  • Dificultades graves y persistentes para relacionarse con los demás y mantener esas relaciones. 

Es posible que leyendo esta información más teórica, no se noten las diferencias entre un TEPT simple y trauma complejo. Por ello, vamos a mencionar más en detalle las diferencias que hay, así como también los problemas que puede plantear el diagnóstico de TEPT complejo. 

Trauma complejo: Detalles importantes

A priori, la diferencia más clara entre el TEPT y el TEPT-C es que éste último es más grave y produce un mayor malestar. 

El trauma complejo, a diferencia del TEPT simple, normalmente nace de situaciones de violencia continuada en el tiempo como abuso sexual infantil, trata de personas, maltrato doméstico, etc. El TEPT simple nace de una situación traumática, pero suele ser algo puntual, significativo y grave. Pero cuando la situación aversiva, aunque no sea tan sumamente grave y peligrosa para la vida, es sufrida por la persona de forma continuada en el tiempo, termina por crear un trauma complejo

A nivel sintomático, el TEPT complejo se caracteriza por mayores alteraciones y distorsiones cognitivas, graves problemas en la regulación emocional y para relacionarse con el resto, además de los otros criterios del TEPT que también están presentes (intrusión, reactividad, evitación):

  • En el TEPT va a haber pensamientos negativos sobre uno mismo. Pero en el trauma complejo esos pensamientos ya no son algo temporal y excepcional en la mente de la persona, ya forman parte de su forma de ver las cosas
  • En el TEPT van a haber síntomas depresivos y ansiosos. Pero en el TEPT-C el estado de ánimo cambia casi de manera incontrolable de la depresión a la rabia, a la ansiedad, a la vergüenza, etc, y la persona lo afronta de una manera que se hace daño a sí misma. 
  • Y en el TEPT la persona es muy probable que termine por aislarse debido a la evitación. Pero en el TEPT-C la persona no es capaz de relacionarse de forma “normal” debido a su impulsividad, miedos, etc, de manera que los problemas en las relaciones no es algo puntual de una mala etapa sino que es su forma de relacionarse. 

El diagnóstico de trastorno por estrés postraumático complejo no se encuentra en el manual DSM-5-TR y plantea algunos problemas por su solapamiento con otros diagnósticos. 

Para empezar, puede llegar a ser complicado evaluar cuándo el estrés postraumático que presenta una persona, pasa de ser simple a ser complejo, puesto que para diagnosticar el complejo es necesario que se cumplan los criterios del simple. Esta dificultad aumenta debido a la falta de instrumentos de evaluación fiables y válidos para el trauma complejo. 

Y en segundo lugar, la idea de problemas en la regulación de las emociones y para relacionarse, además de una visión de la realidad distorsionada y negativa, es muy característico del Trastorno de Personalidad Límite (TLP) (Fernández-Guerrero, 2023). 

Además, en muchos casos de TLP, la persona ha sufrido situaciones de violencia en su entorno más cercano durante la infancia, lo cual corrobora más aún el solapamiento entre ambos diagnósticos. Por ello, se ha llegado a plantear que el TLP realmente es una forma de trastorno por estrés postraumático complejo. Sin embargo, para hacer esto, sería necesario comprobar que en todos los casos de TLP se ha dado una historia de trauma infantil, lo cual no siempre es así. 

En definitiva, el trauma complejo y su trastorno es un concepto aún novedoso en la psicología clínica que hace falta aclarar y definir con tal de ser fieles a la realidad de aquellas personas que, desgraciadamente, sufren situaciones traumáticas y violentas. 

EPERIT es un equipo de psicólogos jurídicos, forenses y sanitarios actualizados y con mucha vocación por su trabajo. Los servicios que ofrecemos son: Peritajes, contraperitajes, supervisiones periciales, mediación, terapia y atención victimológica online. Además, ofrecemos formación a través de cursos y prácticas en nuestra plataforma de formación especializada en Patreon. También hacemos divulgación por este blog y por redes sociales.

Autora: Celia Gavilán, psicóloga forense en formación y responsable de comunicación científica en EPERIT.

Referencias

American Psychiatric Association. (2022). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders: DSM-5-TR. American Psychiatric Association Publishing.

Organización Mundial de la Salud (OMS). (2019/2021). Clasificación Internacional de Enfermedades, undécima revisión (CIE-11). Fernández-Guerrero, M. J. (2023). Trastorno por Estrés Postraumático Complejo y Trastorno Límite de la Personalidad: El Debate Continúa. Propuesta de Diagnóstico Diferencial. Papeles del Psicólogo, 44(3), 172-179. https://doi.org/10.23923/pap.psicol.3025